2011: éxtasis cultural e informativo

El año que acabamos de despedir no ha sido precisamente un buen año, en lo que al tema económico se refiere. Comenzamos el mismo con ilusiones de eliminar de una vez por todas de nuestro vocabulario la dichosa palabra (si, me refiero a la crisis); un deseo que tendrá que esperar a años venideros. Sin embargo, en nuestro pueblo, hemos sabido paliar esta desazón social de la mejor forma que sabemos: con proyectos, trabajo, éxitos y dejando un año más el nombre de Torrejoncillo bien alto en los distintos escalafones.

El primer año de la segunda década del siglo XXI arrancó, y nosotros aún conservábamos el buen sabor de boca que nos había dejado la II Gala de la Cultura con la que cerramos el 2010, un espectáculo sin precedentes que nos hizo atravesar en poco tiempo una amplia gama de estados anímicos gracias a la magistral dirección llevada a cabo por Pedro Luis López. Esto hacía intuir que el 2011 torrejoncillano iba a ser un gran año de explosión cultural e informativa, como así quedó demostrado con el paso de los meses. Y es que ya a mediados de enero, en tiempos de Velá, asistimos al parto oficial de Radio Alfares en el ámbito local, con la primera emisión en directo de su magacín de los sábados «Del Cerro A La Vega». Un proyecto que ha sido la auténtica revelación del año que dejamos atrás y que ha sido capaz de introducirse sábado tras sábado en los hogares torrejoncillanos, a través de las ondas, y en el de los torrejoncillanos que están lejos, a través de internet.

A pesar de los palos que nos iban llegando a nivel nacional y local en los duros primeros meses del año, las buenas noticias de torrejoncillanos empezaban a caer con cuentagotas. En deporte, nuestro atleta Mario Mirabel se recuperaba de una grave lesión y volvía con fuerzas, el remero Fran Llanos se proclabamaba campeón autonómico, mientras que nuestra futbolista Bea Vizcaino lograba la medalla de bronce en el universitario de fútbol 7; en el ambito taurino, Emilio de Justo triunfaba en su gira colombiana; en el cultural, Mario Lourtau presentaba su nuevo libro «Quince días de fuego», realizando posteriormente una lectura poética nada menos que en la Casa del Libro de Madrid, Mª José Vergel recibía un par de premios por sus «Cartas de Amor», al mismo tiempo que Rosa María López presentaba dos de sus obras también en la capital. Grandes éxitos que se mezclaban en una sociedad desorientada entre leyes antitabaco, corrupción, reducciones a 110 y regulaciones de la propiedad intelectual.

La primavera la sangre altera y mucho más si esta estación incluye unas elecciones autonómicas y locales. Los dos partidos de nuestro pueblo presentaron sus candidaturas y la política se fue adueñando poco a poco del ámbito informativo, de la crítica y de las conversaciones de bar. Mientras tanto el gran movimiento asociacionalista torrejoncillano no paraba. Un año más tuvimos Carnavales a pesar de los malos tiempos que corren, la Asociación Cultural organizó un maravilloso viaje a Lisboa, los aficionados senderistas no paraban, los jóvenes de «La Tajuela» disfrutaron de un caluroso de día de campo en San Pedro, mientras que los Jóvenes Cristianos recibieron a la Cruz entregada por el papa a los Jóvenes en su paso por nuestro pueblo.

Abril fue un mes de acontecimientos pintorescos: asistimos a un robo que se abortó gracias a la colaboración ciudadana, recibimos la noticia de que la plaza y alrededores sufrirían un lavado de cara, y nos enteramos de que se desarticuló en la Cañada Real de Madrid el denominado «clan de la droga de Torrejoncillo». Un Abril que también dejó tiempo para el descanso y el ocio con la llegada de la Semana Santa, la Romería de Valdencín o la Verbena de San Pedro.

Y llegó una de nuestras fiestas grandes: la Romería. Una de las romerías más tardías y, sobre todo, más caldeadas de los últimos años debido al escrito presentado por Isa Cirujano en el que cuestionaba la seguridad de la misma, proponiendo al mismo tiempo medidas al respecto, las cuales se vieron reflejadas el día de veneración por excelencia a nuestro apóstol San Pedro. Una Romería que recibió nuevamente la medalla de oro al día de mayor juerga torrejoncillana y que confirma que si quieres pasarlo en grande un día del año en este pueblo, sin duda tu día a elegir es el segundo lunes de Pascua.

Entrados ya en el mes de mayo asistimos al cambio político que se avecinaba, tanto a nivel local como autonómico. En Torrejoncillo, el Partido Popular, con Moisés Leví Paniagua a la cabeza, desbancó del poder al Partido Socialista de Jose María Arías, con resultado final de 6-5 que otorgaba la mayoría absoluta a los populares. A nivel autonómico, José A. Monago (PP) hizo lo propio con Guillermo F. Vara (PSOE) y se convirtió, tras abtenerse IU, en presidente de la Junta. Un 2011 que también puede definirse como año de cambio y año de indignación, la cual tuvo su eclosión en este quinto mes del calendario.

Con el resultado de las elecciones ya asimilado era hora de dar la bienvenida a la estación calurosa del año y prepararnos para un verano en el que nos aguardaban muchas sorpresas. A la estación estival le dieron la bienvenida, entre otros, las tradicionales fiestas de San Antonio, el comienzo de las obras de la plaza o el regreso de la concentración motera, así como los éxitos de nuestra cantera de atletismo, el campeonato extremeño conquistado por nuestras chicas de voley infantil, o el subcampeonato nacional del remero pringón Fran Llanos.

Una estación en la que se consolidó esa explosión cultural que comentábamos anteriormente; alumnos del IESO Vía Dalmacía representaban su propio teatro, los miembros de Radio Alfares se reunían para consolidar un proyecto de futuro, los Coros y Danzas realizaban sus primeros bolos veraniegos en un año muy atareado para ellos, lo mismo que le ha ocurrido al grupo de teatro Jachas, y la Asociación Cultural entregaba sus premios de fotografía al mismo tiempo que organizaba un atractivo viaje al teatro romano de Mérida. Aprovechando este tirón cultural, varias asociaciones se hicieron eco del desastroso terremoto ocurrido en Lorca y quisieron aportar su granito de arena; cabe mención especial el maratón radiofónico organizado por Caritas Torrejoncillo y Radio Alfares, el cual acabó convirtiéndose en un auténtico éxito de recaudación.

Con la llegada de un mes de julio atípico en las temperaturas, el deporte se convirtió nuevamente en el centro de ocio pringón, ayudado, sobre todo, por la celebración de las tradicionales Jornadas Deportivas tanto en Torrejoncillo como en Valdencín, las cuales tuvieron su colofón con la celebración de la III Gala del Deporte Torrejoncillano. Un deporte local que recibió una gran noticia con la aceptación del joven fútbolista Francisco Gaspar en la escuela de promesas que el A.C. Milan tiene en Ávila.

Verano también es sinónimo de fiesta. Así, volvimos a disfrutar de las fiestas de nuestra localidad pedánea, Valdencín, en un fin de semana de juerga incontrolable, con el fin, para muchos, de abrir boca para el agosto que se nos avecinaba. Agosto, el mes por excelencia de jarana torrejoncillana. Durante el mes anterior nos habíamos ido haciendo eco de lo que se nos avecinaba en nuestras ansiadas Fiestas de Agosto, y ya en los primeros días de mes se iban confirmando acontecimientos. Así, tuvimos Festival Folklórico, Día de la Tercera Edad, Gracia y Salero, Mercado Artesano, Especial de Radio Alfares «Imperivm Alfarivm», Lluvia de Estrellas, Rastrillo Nocturno Pringón, Fiesta Infantil, GerpaTour, concursos deportivos, verbenas y, como siempre, toros, muchos toros.

En el ambito taurino, las Fiestas de Agosto 2011 serán recordadas por haber contado, posiblemente, con el mejor cartel de la historia de las fiestas. Torrejoncillo trajo a su plaza y a sus calles a varias de las mejores ganaderías del panorama taurino actual haciendo que sus fiestas diesen un importante salto de calidad. Por aquí pasaron victorinos, monteviejos, cebadagagos, perezescuderos y murteiragraves; pero sin duda la auténtica revelación de las fiestas fue la suelta del toro a las calles en horario vespertino, cosa que se llevó a cabo el primer y el último día en sustitución de los encierros matinales de dichos días, lo cual fue un acierto ya que atrajo una gran afluencia de público al pueblo ambas tardes.

Las fiestas pasaron no sin dejar en los cuerpos pringones cierta depresión y resaca, sensaciones acompañadas y aliviadas año tras año con esa frase tan nuestra de “Bueno… ¡ya esta aquí La Encamisá!”. El verano se apagaba con el mes de septiembre, en el que tuvimos nuestra Feria del Caballo y la Artesanía o el torneo anual de fútbol base organizado por la Peña Madridista, mientras que la Asociación Cultural se iba de acampada al pantano. En este mes también, Torrejoncillo recibió la visita del periodista deportivo Tomas Guasch, invitado estrella de la cena anual de la citada Peña Madridista “La Encamisá”, al mismo tiempo que recibíamos la noticia de que el atleta y bombero torrejoncillano, Pedro José Hernández, viajaba nada más y nada menos que a Nueva York para participar en la carrera anual en homenaje a los bomberos del 11-S.

El otoño llegó y asistimos a un nuevo parto en el ámbito informativo y cultural: se inauguraba el blog “Fotografía Torrejoncillo”, un espacio para los pringones aficionados a la fotografía. Volvimos a disfrutar de nuestro Maratón de los Artesanos, en el cual arrasaron los atletas del C.A. Torrejoncillo, torrejoncillanas asistieron a la Marcha Mundial AVON contra el cáncer de mama, y asistimos a la puesta en marcha del proyecto “Torrejoncillo: Todo el año con María”, comenzando con una ofrenda foral a caballo a nuestra patrona.

En estos últimos meses del año vimos también el gran crecimiento que estaba experimentando Radio Alfares, que dio a luz a dos nuevos hijos, “Trotando” y “Miedo Escénico”, que se unían a su hermano mayor “Del Cerro A La Vega”. Al mismo tiempo se creaba la Asociación Alfares, la cual agruparía a TTN y Radio Alfares con el fin de administrar el crecimiento informativo, tecnológico, cultural y humano que ambos medios estaban experimentando.

La Encamisá se acercaba y comenzaba a oler a pólvora en nuestro pueblo mientras asistíamos al anual certamen de teatro, recibíamos la noticia de que Pedro José Hernández se proclamaba campeón de España de Carreras por Montaña o algunos torrejoncillanos recibían un buen pellizco de un premio quinielístico. Pero sobre todo, comenzaba a oler a pólvora al mismo tiempo que dejaba de oler otra. La de las armas de ETA, quien anunció el cese definitivo de su actividad armada, una esperanza en medio de primas de riesgo y demás términos asociados a la crisis de un país que estrenaba presidente del gobierno, el popular Mariano Rajoy, quien arrasó en los comicios del 20-N confirmando el cambio político que ha significado este 2011.

Para recibir nuestra Encamisá, se celebraron las dos semanas previas a las fiestas las I Jornadas Marianas, dentro del proyecto “Torrejoncillo: Todo el año con María”, que resultaron ser todo un éxito. Y llegó al fin nuestra fiesta más grande. En esa época en la que todo el mundo ya está pensando en Navidades, ningún torrejoncillano cambia al chip navideño hasta que no disfruta de los días más grandes de su pueblo, las fiestas en honor a María Inmaculada, La Encamisá. Unas fiestas que nos dejaron un gran sabor de boca y tras las cuales muchos nos dimos cuenta de que es todo un orgullo ser torrejoncillano. Gracias al trabajo de mucha gente pudimos disfrutar de un pregón magistral, un teatro con mucho arte, un maratón radiofónico de altos vuelos, una emisión de TTV a la altura de las mejores, una ronda de la que la Virgen estará más que orgullosa, una fiel ofrenda, unas novenas muy emotivas y, como no, una Encamisá y una procesión de la Pura en las que vives momentos simplemente indescriptibles. Te sientes orgulloso de ser torrejoncillano y de compartir paisanaje con todas las personas que hicieron todo eso posible.

Las últimas semanas del año recibimos varias de cal y una grande de arena. Por una parte llegaban muy buenas noticias de nuestros atletas torrejoncillanos, al mismo tiempo que Mario Lourtau cosechaba un importante premio de poesía en Cádiz. Por otro lado, nos hacíamos eco de una triste noticia, la desaparición del torrejoncillano Andrés Fernández, afincado en Portugalete y visto por última vez en Sestao, y que a día de hoy se encuentra aún en paradero desconocido.

El año tocaba a su fín y lo cerraríamos nuevamente como cerramos el anterior; con cultura, mucha cultura. La última semana del año siempre queda reservada para la Asociación Cultural y su Semana Torrejoncillana, en la cual el grupo de teatro Jachas clausuró definitivamente su obra más representada, “La Jaula”, se entregaron los premios del I Rally Fotográfico «Vivir La Encamisá», y en la que volvimos a disfrutar de una Gala de la Cultura magistral gracias a la dirección impecable de Miguel Arias y Tomás Moreno, los cuales nos hicieron disfrutar del arte de la cultura en todas sus vertientes al mismo tiempo que premiaban a los torrejoncillanos más implicados en estas lindes.

Concluye un 2011 de crisis, cambio, indignación y desesperanza en el ámbito nacional, pero a la vez un 2011 de éxitos, acontecimientos y ganas de trabajar por nuestro pueblo. Un 2011 torrejoncillano en el que ha destacado por encima de todo el éxtasis informativo y cultural, acompañado de grandes avances tecnológicos realizados con el fin de que todas las noticias y eventos relacionados con Torrejoncillo lleguen a través de todas las vertientes posibles a los pringones situados en cualquier punto del planeta. Un boom en el sector de la información y en los diferentes artes que promete crecer de manera exponencial en este 2012 que acabamos de recibir, en el que las ganas de trabajar por y para nuestro pueblo hará seguir manteniendo muy alto el nombre de Torrejoncillo en todos y cada uno de los escalafones.

.

Ricardo López (@kantalgayo)

.

About The Author