Construcciones y Reformas Hermanos Cordero promociona a TTN

De corruptos a rabizas

Andan los políticos de Celtiberia, Dios les guarde, metidos en donoso y grande escrutinio, o sea, como el cura y maese Nicolás, a fin de determinar, espejito, espejito mágico, cuál es el partido más corrupto de todo el Reino.

Ayer, no más, decía el señor Monago, candidato del Pepé a la Junta de Extremadura, que el señor Fernández Vara llevaba en sus listas electorales a varios imputados por presuntos delitos de corrupción. Se olvidaba, quizá, este buen señor, de que su partido está a un tris de presentar como candidato a la presidencia de la Generalidad valenciana, ahí es nada, al señor Camps, imputado por cohecho, amén de – y esto ya tenía yo ganas de decirlo – uno de los políticos de labor más ominosa en la consagración de este berenjenal autonómico y este zarangollo de administraciones en que se ha convertido España.

Ayer, no más, Marcelino Iglesias, portavoz del Pesoe, se felicitaba, santa Lucía le conserve la vista, por la transparencia con la que estos chicos de la Junta de Andalucía y olé estaban gestionando el amblehuelo de los EREs” fraudulentos, olvidándose, quizá, de que estos adalides de la transparencia se han opuesto ya en varias ocasiones a la creación de comisiones de investigación en un asunto que, por su importe, deja en tortas y pan pringado todos los casos de corrupción que en España han sido y son.

Ayersito, no más, don Manuel Chaves, jipío del Guadalquivir, clavel del Darro, pimpollo de canela, florilegio semoviente, y verbo más musical y florido del Ejecutivo, culpaba del asunto al Pepé, que ya se sabe que estos de la derecha, además de corruptos, son tontos, y montan una trama semejante para que los que acaben cobrando el putiferio de las prejubilaciones sean destacados militantes socialistas. Chaves, tú sí que sabes.

Ayer, no más, Rubalcaba, que, desde la estocada hasta la bola que le han enjaretado con el asunto del bar Faisán, ha pasado de vicepresidente ubicuo a vicepresidente subrepticio, se enzarzaba con una zahareña Soraya en una sesión de control al Gobierno en la que salió a relucir lo más granado y primoroso de la política española: Las galopinadas del señor Fabra, las mangas y capirotes de Francisco Camps, la condena por prevaricación de la número dos de Tomás Gómez, cuya gracia no recuerdo, la acusación de fraude fiscal al líder de los socialistas gallegos, cuya gracia ídem, las subvenciones de Chaves a su niña, los regalos de constructores a Bono, los desmanes de Jaume Matas y otras edificantes hazañas de nuestra casta política. Celtiberia Show en su máxima expresión.

Parece ser, según cuenta algún cronista, que tras los ditirambos y requiebros de los líderes, los Cicerones y Demóstenes de uno y otro grupo parlamentario han decidido unirse al festival y se han dedicado durante varios minutos a piropearse con delectación entre cultas filípicas y doctas catilinarias. Vamos que, en román paladino, se han puesto, entre pésetes y denuestos, de rufos para arriba.

Me decía el otro día un habitual de este blog que en corrupción, el Pepé gana al Pesoe ochenta a veinte. No sé. Quizá sea él demasiado joven para recordar los años de plomo del tardofelipismo. Quizá haya también mucho de verdad en eso que se dice de que a nadie le huelen sus propias excreciones, o “excremencias”, que diría el coñón de Rafael

Alberti, y perdón por el eufemismo, que no suelo yo ser amigo de melindres y subterfugios para llamar pan al pan y mierda a la mierda. ¿Mierda? En fin, ya está escrito…

A mí todo este juego del pito, pito, gorgorito, cuál partido es el más corruptito, que está muy bien en tanto en cuanto saque a la luz las trapisondas y miserias de los numerosos bajamaneros y ganzúas que pululan por la política, me parece que debería ser usado con más moderación por dos partidos que tienen muchos cadáveres que esconder en el armario. De lo contrario, corren el peligro de que el pueblo soberano les diga poco más o menos lo que decía cierta sentencia que pronunció un juez asturiano en los años de la transición democrática y que se me viene ahora a la memoria haber leído en algún sitio.

Tenía que esclarecer y dirimir el buen juez el gatuperio acaecido en cierta casa de lenocinio a altas horas de la madrugada. El zurriburri había comenzado, según los testigos presenciales, cuando dos lumias se habían enzarzado llamándose repetidamente la una a la otra “puta”. De las palabras pasaron a los hechos, o mejor dicho, a los pelos, y sucedió que cada vez que uno de los presentes intentaba separarlas, el demonio, que todo lo añasca, y las papalinas, que también harían lo suyo, querían que saliese el tercerol con algún moquete en prenda por su gentileza, con lo cual, a la gresca se fueron sumando izas y rabizas, chulánganos y rufianes, parroquianos y clientes, hasta organizar un pandemonio de soplamocos, tantarantanes y puñadas semejante al de don Quijote en la venta de Maritornes, vaya por Dios, y qué perra he cogido yo hoy con el Quijote. Total, que pichis, meretrices y putañeros dieron todos con sus huesos en el cuartelillo.

A la hora de dar resolución al caso, nuestro sabio Solón, nuestro aventajado licurgo, nuestro cachondo y festivo juez, tras una concienzuda ilación de consideraciones y argumentos jurídicos en los que basar su fallo, no pudo menos que crear la novísima figura de la exceptio veritatis putesca con esta salomónica y palmaria conclusión: «En cuanto a lo de “puta”, las dos tienen razón». Pues eso. A buen entendedor, punto y aparte.

JONÁS F. LEÓN

P.S. Cuando ya tengo terminadas estas misérrimas líneas ha tenido lugar una nueva sesión de control al Gobierno. La Oposición insiste por el pitón derecho, o sea, por los EREs y el Faisán. En el Gobierno, Rubalcaba hizo mutis; Chaves, qué boda sin la tía Juana, le cedió con galanura de caballero sureño el turno de respuesta a su compañero Valeriano Gómez que, curiosamente, también se hallaba indispuesto; Zapatero, por su parte, se zafó del debate al estilo zulú y con pasos de baile afrocubanos. O sea, que sin novedad en el frente.

Construcciones y Reformas Hermanos Cordero promociona a TTN

About The Author

2 Comments

  1. jonasfleon

    Tengo una opinión pésima sobre Camps, y tengo algo en el horno sobre él. Lo de «mangas y capirotes» era una ironía, ya veo que no muy brillante, sobre los trajes, que, de momento, es por lo único que va a ser juzgado. En cuanto a lo de la Gürtel, no he querido quitarle protagonismo a la Bestia Apocalíptica, o sea, 666, que de aquí a no mucho, habrá llenado los comentarios a este artículo con todas las  corruptelas peperas 😉 . Un saludo.

  2. Rookie

    Brillante intento, Jonás, de equiparar por lo bajo a los dos principales partidos políticos de este país, con lo que estoy totalmente de acuerdo, incluso te has quedado corto y podríamos ampliar el espectro a muchos otros aspectos más allá de la corrupción: ideologías, organización, populismo, financiación, etc.
    Pero convendrás conmigo que has pasado muy de puntillas por «Gürtel», la trama de corrupción y llenado de bolsillos a porrón mayor de los tiempos contemporáneos y que pringa a cargos del PP de varias comunidades autónomas amén de los amigos que les facilitaron el acceso a los dineros. No es solo cuestión de «mangas y capirotes».

COMERCIO EN TORREJONCILLO Y VALDENCÍN

X Aniversario Coronación Inmaculada Concepción

OFRENDA FLORAL A CABALLO A MARÍA INMACULADA TORREJONCILLO 2019

Fotografías de Torrejoncillo 2017

15589555_1448870091811575_584753780314161203_n 16105639_1400048556693729_5685545731025776053_n 17190788_1454956694536248_2907669244534066621_n 17264768_1457365830962001_1070774177699099473_n 17352567_1461983300500254_1927508210332325576_n 19510087_1789090541117519_5377589509898840514_n 21433103_1659923467372902_8390453461554567188_n 22449902_1668907356455293_8027301228098819506_n 22894168_1926482270711678_8394442417090865615_n

Normas en TTN

Existen unas normas que se deben cumplir, por favor leelas antes.

Normas en TTN

ENCAMISÁ DE TORREJONCILLO AÑO 2019