Últimas palabras para Julia

Últimas palabras para Julia
unnamed

Unnamed, boceto de Julián Cabello Vergel

Esta mañana al despertarme, descubrí el olor de las trenzas de Julia sobre mi almohada. Al lado de ese olor tan rico estaba su lindo Cuaderno de Hadas y una nota en papel de colores, en la que me explicaba las razones por las que yo, y no ella, estoy escribiendo este artículo. La nota terminaba con una frase entrecomillada, un tanto enigmática: “De esa vida que a veces pesa demasiado”.

Aunque nos pese, todo nace con su sentencia de muerte aparejada. Julia ha decidido echar la llave a estos Cuadernos, no sé si para no volver a abrirlos. Lo que sí sé, porque así lo dice en su nota, es que se ha embarcado con el Sandokán del Yoni en un barquito pirata, que si es el que yo me sé, hace aguas por todos lados. Ya todos sabemos que Amor, aunque pinte de colores el mundo, no deja de ser un loco inconsciente. De todas formas, estoy tranquila, porque Julia, pese a su edad incierta, siempre ha sabido cuidarse y sorteará los peligros que se le pongan por delante hasta llegar a su merecida isla de tranquilidad.

Me cuenta que está cansada de bregar con esa libélula oronda y sin escrúpulos, que habita sin permiso su Cuaderno de Hadas y que, mala leche que tiene la voraz criatura, le da por despedazar cuanta historia hermosa escribe mi pobre Julia.

Si ahora pudiera escucharme le diría que el mundo está sumido en una convulsión continua y que mientras no seamos capaces de arreglar esto, esa libélula seguirá degustando palabras hermosas, porque las historias agrias que nos rodean le ponen el estómago del revés al más pintado.

Sea como fuere, no puedo hacer otra cosa que respetar su decisión. Todo, lo bueno y lo malo, lo hermoso y lo feo, lo que nos gusta y lo que detestamos, lo que amamos y lo que desgarramos con las garras del odio, un día se termina. Quizá sea lo más saludable para todos.

Todo llega a su fin o, por mejor decir, todo fluye hacia otros horizontes, hacia otras vidas. Seguro que otras historias, querida Julia, habrán de llenar otros cuadernos. Ten en cuenta que la arena es también un lugar idóneo para escribir aquello que el corazón te dicte. Después el mar se encargará del resto.

Mi querida niña, escribe historias hermosas para las criaturas del mar. Cuéntalas a las caracolas que son los seres más cotillas que conozco y ellas, estoy segura, nos vendrán, tarde o temprano, con el cuento.

Me duele no tenerte aquí para darte un abrazo  y secarte esas lágrimas que llegarán en los momentos de zozobra. Gracias por dejarme sobre la almohada este Cuaderno repleto de momentos mágicos que juntas compartimos. Gracias por dejarme el olor a resina y corteza de tu pelo. ¿Sabes? Por aquellas cosas que tiene la magia, uno y otro están ya dentro de mi corazón, a salvo por siempre de la estupidez que recorre el mundo.

Esperaré que el mar deje caracolas en la orilla y dejaré que me cuenten de ti, de las historias escritas con un palo sobre la arena, dejándote llevar por la música de las palabras…sin puntos ni comas, sin concordancias , sin rimas que se resistan. El mar no entiende de estas cuestiones, sólo le interesa que las historias estén afinadas. Si una historia tiene el sonido adecuado, el mar encierra su esencia dentro de las caracolas y éstas sólo tienen que abandonarse a la marea para que las deje en la playa.

Quizá, querida Julia, a todos nos está dejando noqueados la lluvia de desencantos que nos anega cada día, pero jamás dejes de creer en tus sueños. Hazles un guiño cada mañana con la complicidad del primer rayo de sol o con la primera gota de lluvia. Recuerda que todos y cada uno de nosotros estamos llamados a ser quijotes que luchen, denodadamente, contra los molinos del desánimo, y esto ha de ser así, querida, por más que la vida nos pese demasiado.

Mª José Vergel Vega

About The Author

2 Comments

  1. Mª José Vergel Vega

    Gracias Elvira. Hay momentos en la vida en que se te agolpan las cosas y sientes que debes dejar algo para poner un poco de calma. Yo ya estoy echando de menos a Julia porque nadie como ella me comprendía, pero necesitaba mi pobre unas vacaciones, eran ya muchos miércoles pensando en qué cosa escribir que a vosotros os gustara y os aportara algo. Estoy segura de que volverá porque ella no sabe estar lejos de las palabras, pero necesita encontrar la paz necesaria para ello. 

    Le haré llegar tu abrazo y recibo el mío con todas mis ganas.

    Besos y gracias por estar ahí.

  2. Mª José por lo que  dices en tu artículo te estas despidiendo de los cuadernos de Julia, espero que no se despida MªJose Vergel, lamento que Julia se vaya, tiene una forma muy poética de tratar ciertos temas ,  ha sido muy valiente y los ha tratado, los ha criticado, los ha detestado , otros les ha gustado, …..cosa, que otras personas no hacemos tan claramente,puede que por recelo, miedo, o incluso «desidia o apatia, ¿qué se yo? también puede ser porque es difícil plasmar con las palabras lo que sentimos;pero hay tanta impotencia que   he compartido con ella…pero, son decisiones que hay que respetar. un abrazo muy fuerte para ti y para Julia.

X Aniversario Coronación Inmaculada Concepción

ENTREVISTA jOSE FRANCISCO MORENO MORENO ATLETA TORREJONCILLANO

Fotografías de Torrejoncillo 2017

17264556_1657673627592545_1303984336786536491_n 17553472_1476713572360560_6076634411546552641_n 17757655_1477935088905075_6334163317880540352_n 18447177_1738033006223273_3311306218456020175_n 18664486_1543276739037576_1494553400657533502_n 20604450_1607443085935054_2048820558051672087_n 20770512_1614432661902763_3171091796355742785_n 22539738_1672553832757312_4137352563100312241_n 25399107_1982695935090311_4100495509287250035_n

Normas en TTN

Existen unas normas que se deben cumplir, por favor leelas antes.

Normas en TTN