Pasen y vean…

Pasen y vean…
o-REY-facebook

Viñeta de Fito Vázquez, Huffington Post

Vuelvo a escribir en mi Cuaderno de Hadas cosas que no le corresponden, pero como el Yoni últimamente no se merece ni un solo versito de amor, pues es lo que hay, que para algo alguien tuvo la genial idea de regalármelo. Lo peor de escribir estas cosas es que durante semanas, por muy cerrado que esté el Cuaderno, las libélulas que lo custodian eructan las palabras que les cuesta digerir, y la casa se me llena  de un vapor denso en el que se hace difícil respirar.

En este tiempo de resacas electorales y postelectorales, de primarias y vísperas mundialeras, los fuegos del sentimiento reposan no se sabe muy bien dónde y una escribe para sacar la rabia que da masticar la impotencia ante todo lo que nos pasa.

Y hablando de resacas electorales, que digo yo que cuánto daño ha hecho este Pablo Iglesias a este país desnortado, con ese slogan –frase-pensamiento de “Podemos” que parecía exclusivo de los futboleros. De la “primavera en las plazas” y el crowdfunding al ruedo ibérico en que se lidia la política en este país.

Si se quiere , se puede. Como decía un amigo, quizá los “perroflautas” no fueran tan pocos y, añado, ni tan pocos ni tan tontos, a tenor de cómo se ha echado a temblar esa “casta” que se empeña en recordarnos, con unos pases de pecho muy sentidos, que fueron ellos los que diseñaron la Democracia en este país.

A mí es que este Pablo de cola al viento me deja embobada, quizá sea porque me recuerda bastante a ese Yoni de mis tormentos, que los dos tienen mucha labia y a los dos escucho con la boca abierta y mis potencias paralizadas. Y, claro,  cuando me ve de esta guisa la que fisgonea mis Cuadernos, me da una colleja y me dice que cuidadito con creerme todo a pie juntillas, que  a estos de Podemos les falta poner, al menos, un pie en la tierra.

No se pueden ustedes imaginar la mosca cojonera que puede llegar a ser la susodicha, pero todo se lo perdono porque sé que  la pobre anda un poco trastornada con esto de la abdicación del Rey, las leyes que se hacen por vía de urgencia, el dichoso aforamiento y la intocabilidad, las obras en el Congreso que se dejan siempre para última hora,  la renuncia de Rubalcaba ante el descalabro de las Europeas, Rajoy que dice que ha ganado las susodichas, el paro, los recortes y el sinvivir general en que se ha convertido este país. Y mira que se lo digo veces , que no se desazone por esto de la política, que ellos van a lo suyo. De todas formas, entiendo que  la gente de carne y hueso lo sufra más que servidora a la que ha tocado en suerte ser una humilde alterego. Y sufro por ella lo que no está escrito, porque aunque  se confiesa republicana, a mí me da que tiene el corazoncito repartido, porque la pobre no sabe decir que no a nada y así cuando menos mira le pintan bastos y le llueven chuzos a barlovento y sotavento.

Se creería la muy ilusa que Don Juan Carlos iba a morir en la cama con la corona puesta; ¡hija mía!, tú te has quedado en la Edad Media o te han sorbido el seso esas series tan maravillosas y con tanto rigor histórico que ponen en la tele. Claro que no me extraña, porque una vez me contó que cuando era más joven tuvieron un debate ochentero de mucha enjundia ella y sus compañeras de piso, sobre si el Rey haría sus necesidades de la misma manera que el resto de los mortales… En fin, que no os quiero contar más porque menudo tema de debate, como si las posaderas reales fueran de porcelana.

Don Juan Carlos ha abdicado porque era lo que tenía que haber hecho hace ya mucho tiempo, no sólo porque el hombre tenga la salud quebrada, sino porque se lo debía a los elefantes, a Corina, pero sobre todo a la Reina, del resto de su real familia no quiero pronunciarme , si acaso y me apuran mucho salvaré al Príncipe. Pero sobre todo se lo debía a los españoles y españolas. Y esa casta política que creó la democracia por generación espontánea, si de verdad aman tanto a este sistema, lo que deberían hacer es escuchar al pueblo y convocar un referéndum. A Don Juan Carlos nos lo impuso el Dictador, pero a Don Felipe VI “El Preparao”, no debiera imponérnoslo nadie, suponiendo, claro, que vivamos en Democracia y que ésta sea adulta.

En fin, que vuelvo otra vez a Pablo Iglesias, que en este país hay un miedo enfermizo a dejar hablar al pueblo y así no hay forma de madurar nunca.

Si vivimos en democracia, no nos deberían imponer nada. El pueblo debe hablar y ser escuchado, y el pueblo no somos cuatro desharrapados que no saben ni para dónde están canteados que piensan algunos.

Deberíamos estar todo el santo día en la calle, porque no me digan que no es una vergüenza suprema que estos futbolistas tan mal pagados que tenemos se llevarán calentita una auténtica burrada de euros si ganan el dichoso mundial, con el que muchos se despistarán de esta senda selvática que pisamos.

¡Vengan damas y caballeros, niños y niñas, al gran Circo Nacional, pasen y vean porque bajo su carpa hay absolutamente de todo!

Lo más probable es que dentro de unos días no nos acordemos ni del Rey abdicante, ni del Rubalcaba derrotado que tira la toalla, ni de toda la corrobla que quiere meter mano en las primarias sociolistas, ni del incoherente de Mas que no es capaz de quedarse en Cataluña cuando Don Felipe VI sea proclamado rey de todos los españoles  de los que él abomina …y todos celebraremos lo guapo, buen mozo y bien preparao que está el Borbón entrante; y por supuesto, festejaremos juntos que, aunque estemos en paro y muchos no tengan ni qué llevarse a la boca, Casillas es el mejor portero del mundo y que el bueno de Del Bosque ha conseguido hacer una selección de chicos humildes y que juegan al fútbol que es un primor.

Lo dicho, que voy estando harta de tanto circo y el día menos pensado me echo al monte y salga el sol por Antequera, que en la República independiente de mi casa nadie va a imponerme lo que ni quiero ni puedo celebrar porque nunca he tenido vocación de borrego.

Mª José Vergel Vega

About The Author