Difuntos entre murallas

Si el Día de Todos los Santos y el de los Difuntos son tristes porque se recuerda a los seres queridos que ya no están entre nosotros, sin embargo, el primero es alegre para los antiguos habitantes de Granadilla.

Esta villa, en la provincia de Cáceres ─quizá una de las más bellas─, sólo cobraba vida dos veces al año: en su romería el 15 de agosto y el uno de noviembre. Y en sus visitas, año tras año, contemplaban, impotentes, el derrumbe de tejados y las calles cuajadas de hierba. La villa se vio abandonada porque las aguas del embalse de Gabriel y Galán amenazaban con engullirla, pero no se atrevieron a trepar hasta el recinto amurallado; aunque sí inundó sus fértiles vegas por lo que, sin tierras para la agricultura y la ganadería, sus pobladores tuvieron que aceptar la expropiación forzosa y el éxodo impuesto hacia otros pueblos y ciudades, hasta que echaron al último de sus habitantes. Y como si de una nueva diáspora se tratara, las 317 familias tuvieron que empadronarse en diferentes localidades desde mediados de los 50 del siglo XX. Granadilla quedo en silencio, sola con sus muertos y sus calles vacías.

Y como una amante impaciente, el pueblo esperaba, ansioso, que llegara el día 1 de noviembre para que se abrieran las puertas de la muralla y de nuevo sus calles y plazas cobraran vida, se escuchasen voces, risas y lágrimas entre las altas hierbas que lo cubrían todo. Ese día, desde entonces, se repite el mismo ritual: apertura de la verja, una sinfonía de pasos caminando hacia su camposanto, las afanosas manos limpiando tumbas y ahuyentando las telarañas que anidaron impunemente durante todo el año. Las flores adornan los rincones del cementerio, las luces se encienden, las plegarias se elevan en el aire. Son sus muertos, los que habitaron ese pueblo durante siglos, y que sus familiares y amigos no olvidan.

Esperemos que no se pierdan nuestras costumbres extremeñas (el calbote, la chaquetía, la castañá, visitas al cementerio…) y se acabe imponiendo la horrorosa fiesta de Halloween con sus calabazas, disfraces, y pinturas estrafalarias, nada que ver con nuestra tradición.

Rosa López Casero

About The Author

X Aniversario Coronación Inmaculada Concepción

ENCAMISÁ DE TORREJONCILLO AÑO 2019

OFRENDA FLORAL A CABALLO A MARÍA INMACULADA TORREJONCILLO 2019

Fotografías de Torrejoncillo 2017

15589555_1448870091811575_584753780314161203_n 16708263_1626836464009595_165490535911864209_n 17264556_1657673627592545_1303984336786536491_n 17309567_1455693314443366_8075751596093617463_n 17757655_1477935088905075_6334163317880540352_n 21371209_1652682298097019_6466327043511129121_n 21433103_1659923467372902_8390453461554567188_n 21687928_1648076998538329_1384488646008299211_n 23621230_1718779644820617_2940579859608135058_n

Normas en TTN

Existen unas normas que se deben cumplir, por favor leelas antes.

Normas en TTN

ENCAMISÁ DE TORREJONCILLO AÑO 2019