Construcciones y Reformas Hermanos Cordero promociona a TTN

Getsemaní

«Hay pocos lugares donde uno pueda sentir tanta paz. Vayan estas reflexiones, que escribí tras la enésima visita al Cementerio Alemán de Yuste, por todos aquellos muertos que aún no han encontrado un lugar tan hermoso como éste para descansar, muertos a los que muchos llevamos en la memoria».


Duerme el tiempo de junio en las alas replegadas de una libélula.

Hay lugares en los que una se sienta sencillamente a esperar, mientras vela el sueño de los que ya no despiertan.

Los nombres duermen  guardados entre los poros de la piedra.

Los bancos sirven para esperar…para pensar que la tierra no es sólo un depósito de huesos, para pensar que la tierra guarda  memoria  de la historia viva de esos huesos.

La calma de la mañana y de este lugar que parece no ser de este mundo, me invita a cerrar  los ojos. Aspiro con avidez el perfume de la hierba salpicada de gotas de rocío. Es temprano y pienso que Junio, antes de emprender el  regreso  a casa, ha querido regalarme una hermosa mañana de domingo.

¡Cuánta paz hay en este lugar!

Me llega una letanía de abejas y la urgencia de los mirlos buscando algún fruto que llevarse al pico.

Contemplo la tierra sembrada de cruces, simétricas, idénticas. Duras cruces de granito que encierran tristes historias de guerras…sin embargo, yo no conozco paz como la de este lugar.

Entre las cruces, los olivos, como símbolos humildes de inmortalidad, de vida que va más allá de la muerte. Y pienso cuánta suerte tienen  los muertos de este lugar, porque ellos no están solos, siempre que haya un banco en el que sentarse  a esperar, a imaginar historias, a dibujar el rostro de Matthias Otten en cuyo nombre, labrado en la piedra,  se detienen mis ojos…

En este lugar se conectan la muerte y la vida, las cruces de piedra y los olivos.

El tiempo sin tiempo de los huesos reposa bajo la tierra. Cada una de esas vidas truncadas por la guerra y la sinrazón de los hombres, ha vuelto a renacer bajo los olivos. Nadie muere para siempre si hay olivos que lo cobijen y un banco desde el que velar su memoria.

La tierra cumple aquí su función de jardín eterno para la vida de los muertos.

Recuerdo entonces que llevo en los bolsillos semillas de olivo para cuando hay bancos propicios en los que sentarse a esperar, para cuando encuentro un nuevo Getsemaní donde rezar, aunque una no sepa mucho de oraciones. También se ora con el silencio, con el gesto solemne de cerrar los ojos y dejarte envolver por el fragor de la hiedra y el vuelo sutil de las mariposas, de esas que sólo traen buenas noticias.

Mariposas blancas, cruces y olivos para guardar el reposo del guerrero.

Pienso que aún hay lugares de luz y pese a toda la tristeza que debería darme este lugar, descubro sintiéndome descolocada y culpable , que mis naufragios de cada día han encontrado una playa segura en la que recalar, a la sombra de los olivos y del granito. Descubro y, quizá sea el mejor regalo que me pueda ofrecer la mañana de junio, que también a los vivos nos velan los muertos.

Rasga sutilmente el silencio el trino dulce de los pájaros y el zumbido sordo de unas  abejas ebrias ya  de polen… y ahora sí, en el aire, flota el presagio cierto del verano.

Cuando abro los ojos me doy cuenta de que no estoy sola. Alguien ha encontrado otro banco y se ha sentado a esperar, a  hacer menos solitaria la soledad de los muertos.

Me observa en silencio con las manos en el regazo y me sonríe. Me acerco y, sin decir nada, saco de mi bolsillo aquellas semillas de olivo que guardo para estas ocasiones y  las ofrezco al desconocido. Nuestras manos, alas abiertas de blancas mariposas, dejan que el viento las esparza a su antojo. Vendremos nuevamente otras mañanas, otras tardes, y nos sentaremos de nuevo a esperar y sabremos que no es verdad que los muertos estén solos.

Me marcho serena…y al traspasar la cancela, se despliega a mis pies, la herida sangrante de las amapolas en esta mañana hermosa de junio.

Mª José Vergel Vega

Construcciones y Reformas Hermanos Cordero promociona a TTN

About The Author

2 Comments

  1. Pepa

    Gracias, hijo, sobre todo por lo de «mamá», que sabes que me encanta. Besinos veraniegos.

  2. juli

    Como siempre genial mamá…….Sueño con que algún día todos los huesos que descansan en cualquier cuneta tengan un lugar en el que de podamos honrar su memoria.

COMERCIO EN TORREJONCILLO Y VALDENCÍN

X Aniversario Coronación Inmaculada Concepción

ENCAMISÁ DE TORREJONCILLO AÑO 2019

OFRENDA FLORAL A CABALLO A MARÍA INMACULADA TORREJONCILLO 2019

Fotografías de Torrejoncillo 2017

15589555_1448870091811575_584753780314161203_n 16105639_1400048556693729_5685545731025776053_n 17190788_1454956694536248_2907669244534066621_n 17264768_1457365830962001_1070774177699099473_n 17352567_1461983300500254_1927508210332325576_n 19510087_1789090541117519_5377589509898840514_n 21433103_1659923467372902_8390453461554567188_n 22449902_1668907356455293_8027301228098819506_n 22894168_1926482270711678_8394442417090865615_n

Normas en TTN

Existen unas normas que se deben cumplir, por favor leelas antes.

Normas en TTN