Mi caja de galletas…

Para Galy, porque se lo merece, y punto.

Siempre es bueno tener a mano una caja, una no sabe las cosas que ha de ir guardando en ella; ya sabéis de los caprichos de la vida…

No hace falta una caja lujosa, forrada de terciopelo y salpicada de piedras preciosas; ni siquiera ha de tener vuestra caja esa bailarina tan tiesa que da vueltas y vueltas al compás del “Paraelisa” de Beethoven.

Nos vale con una caja sencilla; pero, eso sí, condición indispensable, es que, a ser posible, no tenga fondo, porque las cajas convencionales tienen el defectillo de que se llenan enseguida. ¡Claro que, una debe saber qué cosas puede meter en esa caja!

Yo hace tiempo, me decidí por una sencilla caja de galletas, redonda, con la tapadera de lata, ya un poquito oxidada, y adornada con un paisaje idílico. Es en ella donde guardo todo lo que de especial me regala la vida.

¡Mi caja de recuerdos hoy huele a mantequilla!

Una caja de recuerdos no puede abrirse de cualquier manera, por mucho que sea una sencilla caja de galletas, a la que nunca hayamos oído levantar la voz. Una caja de galletas con olor a mantequilla, hay que apretarla fuertemente contra el corazón, porque ha de ser el calor de nuestra sangre lo que despierte a los recuerdos que, suelen estar…un poquito perezosos.

Después…la abrimos despacio…sin sobresaltos; los recuerdos son asustadizos y, si quitamos la tapa de un golpetazo, lo más seguro es que no se manifiesten y se apresuren a  esconderse en el fondo sin fondo de la caja de galletas.

Hoy he seguido el ritual y, pasito a pasito, he abierto mi caja de galletas que sigue oliendo a mantequilla. Al abrirla, me he sentido observada por uno de los recuerdos que viven en ella. Es azul y amarillo. Lo miro y le sonrío, una debe ser amable con sus recuerdos y darles confianza, sobre todo si se trata de un recuerdo que siempre está ahí cuando abres la caja, y eso que a veces no eres precisamente la alegría de la huerta…

A mi recuerdo azul y amarillo le doy los buenos días, él amablemente me contesta y si me ve dispuesta a cerrarla sin más conversación, me dice:

¡Oye, espera un poquito, no cierres aún, que tengo cositas que contarte…pues verás, es que me he enterado que…

Y ese recuerdo, azul y amarillo, habla y habla…tanto que, a veces, me olvido de poner la tapa a la caja y a saber por dónde se me irá, pero, por suerte, siempre vuelve.

Si alguna vez  tenéis el día torcido, podemos destapar juntos mi caja de galletas y os dejaré contemplar mi recuerdo azul y amarillo, él, como nadie, sabe pintar la sonrisa, porque es como un día de fiesta y siempre tiene una palabra para regalarte en medio del frío.

Mi recuerdo es un tipo sencillo, por eso no le importa que lo guarde en mi sencilla caja de galletas con olor a mantequilla. De todas formas, él es un tipo goloso y dulce, a su manera, y es bueno tenerlo guardado para noches sin luna.

Y…como ya sabéis que soy un poco despistada y se me olvida cerrar la tapa, mi recuerdo se me escapa y va dejando por ahí pellizcos de su risa, que siempre lo delatan, olvidados por cualquier parte…

…Entonces, el olor a mantequilla se hace más intenso y como buena guardiana de mi caja de galletas, salgo a buscar  a ese recuerdo azul y amarillo que me ha salido revoltoso, y lo encuentro construyendo con unos palitos de madera un pelotón de ciclistas que coronarán el Tourmalet…y veo que mi recuerdo tiene cara de niño…

Porque mi recuerdo es un tipo que sueña como un niño, porque sabe que sólo a través de los sueños seremos capaces de alimentar nuestras vidas…y nuestras cajas sencillas de galletas con sabor a mantequilla.

Mª José Vergel Vega

About The Author

4 Comments

  1. Mariete Mirabel

    Muy grande el artículo. NO salgo de mi asomobrooo!! me encantaa!!! Me recuerda a tantas y tantas canciones de marea que hablan de las pequeñas cosas que no se guardan en ningun lugar pero que siempre aparecen en el momento idoneo sacandote la sonrisa!!
     

  2. Ricardo

    Muy bueno el artículo…por cierto Galy, no lo sabía, Felicidades. Un abrazo

  3. MALM

    Por supuesto orgulloso y agradecido, por este regalo que mis compañeros de Radio Alfares me ofrecían el pasado sábado 21 de Mayo por mi cumpleaños, gracias Maria Jose por dedicar estas palabras a este amigo, que te pide que no dejes de ser nunca como eres, no dejes de escribir, y mucho menos en TTN.
    Y animarte a terminar esa trabajillo literario que tienes por ahí y te animes a editarlo en formato de libro.
    Gracias Maria Jose, por el articulo y a Inma y Mane por colaborar en el, el sábado pasado.

  4. Kantalgayo89

    Nuevamente sublime. ¡Que orgulloso debe estar Galy de recibir este regalo! ¡Precioso!

X Aniversario Coronación Inmaculada Concepción

ENCAMISÁ DE TORREJONCILLO AÑO 2019

OFRENDA FLORAL A CABALLO A MARÍA INMACULADA TORREJONCILLO 2019

Fotografías de Torrejoncillo 2017

8501_1100919256606662_7985538652026352525_n 15894958_1398262083539043_327164093575740734_n 16299370_1419222318109686_255245527918345422_n 16508234_1427866800578571_8954875938645450042_n 16708263_1626836464009595_165490535911864209_n 16711766_1432328723465712_1122829276706084580_n 17309298_1648853285130823_6585409022125378836_n 21687928_1648076998538329_1384488646008299211_n 22519560_1689401077758474_4758201260728731689_n

Normas en TTN

Existen unas normas que se deben cumplir, por favor leelas antes.

Normas en TTN

ENCAMISÁ DE TORREJONCILLO AÑO 2019