Los Magos de Carmena

Los Magos de Carmena

san-apolinar-nuovo-rc3a1vena-ofrenda-de-los-reyes-magos-526-3

Hasta mi retiro de caracolas y barcos destartalados  han llegado rumores de unos Magos de Oriente, a los que, ¡válganme todos los dioses! , se les ocurrió cambiar de atuendo o, dicho de otra manera, que llegó Manuela y se armó el Belén.

Manda narices que todo un país, se supone que maduro- aunque ya veo que es mucho suponer- está preocupado y hasta algunos desenterrando el hacha de guerra por cuatro trapos de nada. Perdonen que me ría, pero hay quien ha puesto el asunto de tal manera, que dicen que estamos al borde de terribles plagas.

¡Que haya gente que a estas alturas de su vida no haya aprendido nada y que siga vistiendo cada día las pieles de cromañones y pintando bisontes en la cueva! ¡Eso sí que debería ser una cuestión de estado y no una Cabalgata de Reyes!

¿Saben qué les digo? ¡Que tres hurras por los bemoles de Carmena! Que ya va siendo hora de que alguien ponga remedio a tanta estupidez, a tanto retrogradismo que sólo busca que desviemos la atención de lo que verdaderamente importa.

Que si cabalgata Vip, que si cabalgata para perroflautas…pero ¿qué pasa, que los Reyes Magos no son los mismos para todos, o esto cómo va?

Estoy harta de tanto cristiano viejo de rancio abolengo, que se atreven a mostrarse ofendidos perdidos por la vestimenta de los Magos y porque su paseo en honor de multitudes no vaya acompañado por acordes de villancicos.

Unas preguntitas, aunque sean retóricas, para esa caterva de ofendidos: ¿Nos hemos parado a pensar en cuál fue la indumentaria original de aquellos Magos? ¿Llevarían corona?, ¿Tendrían barba poblada, o serían imberbes?, ¿Eran tres, cuatro, doce?, ¿Lucirían melenas desaliñadas?

Cuentan las crónicas, que suelen ser sabias, que ni eran reyes  ni venían de Oriente. Los evangelios sólo hablan de magos, miembros de una casta sacerdotal medo-persa. En ninguna parte se dice que fueran reyes o que fueran tres, podrían haber sido cuatro, doce o tantos como los reyes godos. Y ni siquiera podemos estar seguros de que fueran cristianos, más bien todo lo contrario; y son venerados tanto por la Iglesia Católica como por la Ortodoxa.

En el Evangelio de Mateo se nos dice que seguían a una supuesta estrella y que “buscaban al rey de los judíos que ha nacido”, lo cual no tiene nada de raro pues, desde tiempos inmemoriales, los hombres se han dejado guiar por los astros.

Otras crónicas, las escritas por el Papa Benedicto XVI de nuestra era, los sitúa en Tartessos (Andalucía) y, ojo, no sea que alguno se los vaya a imaginar vestidos de faralaes y la acabemos de liar. El Papa emérito se refiere a ellos como sabios, no como reyes, y los define como “buscadores de la verdad”.

¿Se llamarían originariamente Melchor, Gaspar y Baltasar? Tampoco podemos darlo por seguro. Esos nombres aparecen por primera vez en la Excerpta  Latina Barbari y en el Evangelio Armenio de la Infancia (Siglo V).

Pero vayamos a esas túnicas con las que venían ataviados los Magos de la Cabalgata de Madrid. Atuendos que algunos, los más suavecitos, han supuesto que los habían adquirido pasando por Desigual o que se habían dejado aconsejar por la bendita locura de Ruiz de la Prada. Otros, a los que en éstas mis crónicas, proclamo como “cristianos de boquilla” porque tienen más mala leche que buena fe, se han atrevido a decir que, la propia Alcaldesa Carmena, los había vestido como vulgares prostitutas.

Pues verán ustedes, resulta que con la vestimenta de los Magos, pasa como con el resto de cosas que los rodean que, mayormente, viene siendo un misterio.

La primera vez que encontramos su imagen es en el mosaico de San Apolinar Nuovo, en Rávena (Italia), fechado a comienzos del Siglo VI. En dicho mosaico se representan vestidos al modo persa, tocados con el tradicional gorro frigio; atuendo que pueden contemplar los lectores al principio de este artículo.

En fin, que lo de la indumentaria es una anécdota como otra cualquiera. Cada cultura y cada época puede vestir a los  Magos como crea conveniente y, visto lo visto, no creo que los “Magos de Carmena” falten al respeto a nadie. Es más, lo que nunca le perdonaré a la señora Carmena, que yo también estoy ofendida, es que no haya rematado la faena y les haya quitado las coronas. Y lo voy a decir sin tapujos para que se me entienda bien: ¡Ojalá hubiera cincuenta mil Carmenas más en este país de traca! Carmenas que se mezclen con la gente, que se pongan al nivel del pueblo, que repartan ilusión, que trabajen con el corazón en la mano para arreglar la situación en la que estamos y no para llenarse los bolsillos como han hecho otros que tanto se indignan ahora. Porque entonces, queridos marqueses, condes, fijodalgos y demás prosapia regia, España saldría de los lodos en los que nos encontramos atollados.

Y déjenme dar un consejo a esos exagerados que ven amenazada su fe y la isla de tranquilidad en la que viven, importándoles un bledo el resto de mortales: la religión , cualquiera que sea, de corazón para adentro. Vale ya de tanto vade retro y de mentes enfermas y anquilosadas a las que, todos estos años de democracia les han servido para nada: para seguir pensando que la suya es la única forma verdadera y posible de entender la vida y que todo lo demás nos pone a los pies del 36.

Tenemos un problema, y muy gordo, no hemos aprendido a ser tolerantes y así, no vamos a parte alguna.

A estas alturas de nuestra falta de educación democrática, aún quedan muchos mercaderes a los que expulsar del templo, por falsos y por retrógrados.

Mª José Vergel Vega

About The Author

2 Comments

  1. María José Vergel Vega

    Buenos días, me permito hacer unas apreciaciones sobre el comentario que amablemente nos ha dejado Pedro. En primer lugar, la Alcaldesa Carmena, no ha diseñado los “verdaderos Reyes Magos”, pues esos los llevamos cada uno bien guardaditos en el corazón, para que nadie nos los toque. En segundo lugar, no creo que sea usted ningún ignorante pues, a tenor de la opinión que expresa en su comentario, deduzco que usted es una persona inteligente. Tercero, no sé muy bien qué son los Reyes “de toda la vida” pues, en realidad cada uno tenemos los nuestros propios. Le diré, que cuando era pequeña, yo no vi nunca a los Magos, en el campo no había cabalgatas y cada uno describíamos a los Reyes como nuestra imaginación nos dictaba, o como nos lo contaban los mayores, o como los veíamos en los dibujos de los libros. Lo que sí le digo es que eran y siguen siendo seres mágicos que jamás se olvidaban de los niños; quien más quien menos, teníamos algo al lado de nuestros zapatos la mañana del 6 de Enero.
    Humildemente creo que nadie ha cambiado nada, que la tradición sigue intacta. Yo no veo el problema por ningún lado porque se haya variado la indumentaria a los Magos. Usted mismo dice que ha visto y disfrutado la llegada en barco de los Reyes allí donde vive, acompañado de sus nietos. En otros lugares llegan en globo, en avión, en camello, en caballo…y no pasa nada, eso no rompe la tradición. En unos lugares llevan las barbas más largas, en otros más cortas, unos tienen cabelleras abundantes, otros más recatadas; unas capas son más lujosas, otras menos…en fin, multitud de matices más que podría enumerar, pero que no lo hago para no cansar. A lo que voy es que todas estas cosas no matan una tradición ni la hacen tambalearse, creo que la enriquecen.
    Perdone mi ignorancia, pero no entiendo qué tiene qué ver el Ramadán con la Cabalgata, pues ésta última no tiene genuinamente un sentido religioso. De todas formas, servidora piensa que la religión cada uno en su intimidad , sin que lo que yo creo tenga que molestar a otras personas que creen otra cosa diferente.
    Por último, vuelvo a repetir que ni Carmena ni absolutamente nadie, se va a cargar la tradición de los Reyes Magos, ni la Semana Santa ni cuantas fiestas religiosas o paganas existan en España, porque forman parte de nuestra idiosincrasia, de nuestras señas de identidad, de lo que verdaderamente somos, y creo que eso es sagrado para todos.
    Gracias por su comentario, un saludo.

  2. Pedro Vidal

    Ahora me entero con 70 años que una señora llamada Carmena, diseñe los verdaderos reyes magos auténtios, que ignorante soy y además torrejoncillano, gracias que estoy en Cambrils.(Tarragona) viviendo y vi con mis nietos llegar al puerto en barca de pesca, vi sus ojitos encandilados viendo a esos Reyes magos de toda la vida, y me preguntaban cosas con esa ignorancia que se tiene a esa edad. Yo les contaba lo mismo que me contaban mis abuelos Q.P.D. y yo me lo creía, pero que felicidad disfrutar de esa ignorancia tan bonita. Ahora resulta que.tu Carmena y tus simpatizantes que seguro nunca tuvistes esa ignorancia de niño que yo tuve y mis nietos tienen, non venís a decir que aún somos ignorantes. No borreis esa ignorancia a los niños preguntando desilusionados a sus padres si estamos en carnabales. Pobres niños, Carmela y tus secuaces, tened un poco de sensiviledad y dejad que los niños sigan siendo niños. No sois nádie para cambiarlos. Porque no haceis lo mismo con otras religiones cuando celebran el RAMADAN?. Perdonar paisanos por mi torpe escritura, pero lo expuesto me sale del alma cuando recuerdo que mis hijos no dormian la noche de reyes pensano que ellos con sus camellos les habian dejado esos juguetes que ellos les habian pedido. Pido a todos los ignorantes como yo que gente tan lista y nada ignorantes, nos dejen en paz y no nosla maten.UN ABRAZO PAISANOS.

X Aniversario Coronación Inmaculada Concepción

OFRENDA FLORAL A CABALLO A MARÍA INMACULADA TORREJONCILLO 2019

Fotografías de Torrejoncillo 2017

15589555_1448870091811575_584753780314161203_n 17190431_1453058764726041_2750691501141677693_n 17264977_1655945461098695_2081739179445740581_n 18835706_1754764654550108_323418145919655695_n 21077253_1856489907710915_3959906922613198923_n 21433103_1659923467372902_8390453461554567188_n 22539738_1672553832757312_4137352563100312241_n 22788689_1675091429170219_8409895264695616558_n 23131762_1707089369322978_112157393617299055_n

Normas en TTN

Existen unas normas que se deben cumplir, por favor leelas antes.

Normas en TTN