Ávida Navidad

Ávida Navidad

LosCuadernosdeJuliaTodo en esta vida sucede de una manera cíclica. Unas cosas van y otras vienen. Unas nos hacen inmensamente felices; otras, en cambio, nos causan dolor. Todo pasa y todo queda, palabra de Julia.

De lo que no hemos de dudar un instante es que aquello que ha de suceder, sucederá, y lo hará en el momento justo.

Acabamos de dejar atrás un tiempo de Navidad que, como cada año, ha acudido puntual a su cita.  Aunque, por mejor decir, últimamente nos pilla con el paso cambiado  con esas campañas tan papel cuché de los grandes almacenes, de los anuncios navideños ya desde el mes de Octubre…que nos incitan a comprar, a consumir, a ir deprisa a todas partes…

Escuchamos voces que nos impulsan a buscar el espíritu de la Navidad en las burbujas doradas del cava de una marca determinada, en el turrón que tiene la facultad de traernos a aquellos que están lejos de vuelta por estas fechas, a embutirnos en brillos y comprar lencería roja para tener la mayor de las venturas el año que vendrá sí o sí, a pedir a Papá Noel o los Reyes Magos el móvil de última generación que sólo le falta ya arroparte y darte un beso de buenas noches, a ir a cotillones por los que perdemos un riñón mientras otros malviven de la caridad…

¿Se nos ha ocurrido alguna vez buscar la Navidad dentro de nosotros mismos?

Quizá tengamos que buscar mucho y muy profundo, pero seguro que alguna vez hemos vivido una Navidad auténtica.

Detengámonos un momento en la palabra NAVIDAD. Os diré que procede del latín Nativitas que podríamos traducir como “nacimiento de la vida para ti”.

Digámosla despacio  ahora que conocemos su significado justo, saboreando cada letra, cada sonido. ¿Cuántas palabras encierra la palabra NAVIDAD? En ella están, entre otras, dos  palabras  VIDA , DÁDIVA  (don , regalo) que me gustaría resaltar; pero ojo, porque también están en ella las palabras DIVA, ÁVIDA, NADA, VANIDAD… De nosotros depende quedarnos con lo positivo, con lo que nos hace crecer como personas y rechazar los falsos brillos, el espumillón que nos ciega.

La tradición cristiana celebra el 25 de Diciembre el nacimiento del Salvador del mundo. En ningún momento se dice en la Biblia que esto fuera así; pero alguna fecha había que escoger y en el año 440 de nuestra era, se fijó esta fecha para hacerla coincidir con la Fiesta del Natalis Solis Invicti (Sol Naciente Invencible) que celebraban los romanos.

Así pues, celebrar la Navidad es celebrar la VIDA. Y la vida no merece ser celebrada con prisas y de cualquier manera. Hemos de pacificarnos, vivir la Navidad desde dentro y proyectarla hacia afuera.

Os invito a cerrar  los ojos y buscar dentro de vosotros aquella Navidad en la que tocásteis con los dedos la felicidad. Puede que haya pasado mucho tiempo de aquella Navidad o puede que te sea cercana. Revívela dentro de ti y llénate de su espíritu.

¿Sabes?  Navidad puede ser cualquier día, porque la vida puede nacer y renacer en cualquier momento. Cuando más descuidado estás, la vida se abre de nuevo y despliega sus rayos: la vida se abre cuando amanece y reparas en cómo tiembla una hoja, en el vuelo de un pajarillo que no para quieto, en el niño que ríe y en el que llora, en una palabra de ánimo, en un abrazo calentito, en la sonrisa que nos regala aquel que tenemos al lado y puede que no conozcamos de nada, en un atardecer que nos pilla por sorpresa…

¡Son infinitas las cosas que pueden hacernos vivir la Navidad, celebrar la VIDA y no sólo el 25 de Diciembre!

La Navidad es tiempo de pedir deseos, de escribir cartas a esos atareados seres , que no me extraña que después descansen el resto del año, puesto que ahora no los dejamos parar.  Escribimos y escribimos y cuando creemos que la carta está completa, volvemos y añadimos algo más.

Celebrar la vida no es exactamente recibir regalos. A nadie le amarga un dulce, es verdad, y más si viene de parte de aquellos que queremos.

Pero, para celebrar la VIDA , los mejores regalos son aquellos que parten del corazón del que los hace y llegan al corazón del que nos recibe.

Cada 6 de Enero cuando recojo el reguero de  papeles de colores que deja el ajetreo de los regalos que han dejado sus Majestades de Oriente , recuerdo una historia que me contó en una ocasión un maestro que sabe mucho de corazón y de vida: José Mª Toro, es la “Leyenda del Cuarto Rey Mago” . Porque habéis de saber que existió un cuarto Rey que iba siguiendo junto a Melchor, Gaspar y Baltasar, la Estrella de Belén, pero que no pudo llegar con sus colegas porque se quedó ayudando a buscar unas ovejas, que en el transcurso de una tormenta, se le habían extraviado a un pastor. Cuentan que el Cuarto Rey Mago llegó al Portal con las manos puestas, pues había repartido la leche y la miel que llevaba como dádivas al Salvador, con una familia pobre que había encontrado por el camino.

Dicen las crónicas que de todos los regalos que el Niño Dios recibió, fueron los latidos del corazón del Cuarto Rey Mago los que más le gustaron y que quedó plácidamente dormido.

Navidad tras Navidad nos olvidamos del Cuarto Rey Mago y ni por asomo pedimos esas cosas inmateriales que hacen que nuestro  corazón crezca y lata a la humana usanza.

Os dejo aquí las cosas que podéis pedirle, aún estamos a tiempo de escribir nuestra carta al Cuarto Rey Mago y rogarle que las deje en algún lugar del alma.

– Una flor, para que aprendas a amar la tierra.

– Una jaula sin puerta, para que aprendas a amar el aire.

– Una vasija de barro, para que aprendas la fragilidad de las cosas.

– Un reloj sin manecillas, para que vivas todo en presente.

– Un abrazo en silencio, para que alumbres en ti la ternura.

– Un libro, para que te sientas más libre.

– Un día sin televisión, para que la noticia seas tú.

– Un paseo por el campo, para celebrar la belleza del mundo.

– Una caracola, para que aprendas a amar el agua.

– Un atardecer dorado, para que bañes tus ojos de cielo.

– El canto de los pájaros al amanecer, para que oigas la música de tu alma.

– Un amigo para jugar, para recordarte tu humanidad.

– Una noche estrellada, para que veas la eternidad dentro de ti.

– Un día de lluvia, para que aprendas a ser agradecido.

– Un día de sol, para que reconozcas la luz que llevas dentro.

– Una canción, para que puedas celebrar la danza de la vida.

– Una botellita cerrada. No la abras nunca, para que así puedas amar y comprender el Misterio.

Recordad que celebrar la VIDA es levantar al caído. No puede existir la Navidad si hay gente que sigue rebuscando en los contenedores y volvemos la cabeza para otro lado.

Me permito recordaros una frase del buen Papa Francisco que, albricias doy al cielo, cree firmemente que la Iglesia debe bajar del pedestal de los poderosos y dar la mano a los que sufren, a los que no saben cómo celebrar la Navidad y mucho menos la Vida.

“La Navidad ha de ser esperanza y ternura”

Grabemos a fuego esta frase, o al menos dos de sus palabras: ESPERANZA Y TERNURA, ingredientes fundamentales para celebrar la VIDA y para que todos los días sea NAVIDAD. Y recemos, sí, pero con el corazón en la mano , pasando a la acción y no permitiendo tantas injusticias.

Mª José Vergel Vega

About The Author

X Aniversario Coronación Inmaculada Concepción

OFRENDA FLORAL A CABALLO A MARÍA INMACULADA TORREJONCILLO 2019

Fotografías de Torrejoncillo 2017

16729388_1623456014347640_6227906187433381301_n 17156227_1446825671996797_651424000685458976_n 17498856_1672813009411940_6227090817233312769_n 17796162_1476484422364255_574744940093437214_n 18199474_1518483661516884_2531463138105278406_n 18342801_1548410335190883_6597863934357731705_n 19260401_1565203796844870_8450041094651993517_n 21077603_1626330920712937_1940182264768987263_n 23844806_1727584240606824_7033044826757373072_n

Normas en TTN

Existen unas normas que se deben cumplir, por favor leelas antes.

Normas en TTN