Las anemias del alma

Las anemias del alma

“Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera”

(F. Dostoyevski)

pan-300x289

Contra lo que algunos podrían pensar, el alma también puede sufrir de anemia. Y que nadie se lo tome a broma, porque nuestros cuerpos son el reflejo de aquella, mucho más de lo que imaginamos: “Existen anemias del alma, lo mismo que existen anemias del cuerpo”, afirma el psiquiatra Antonio Colodrón.

Ya Aristóteles (384-322 A.C.) dijo que el alma es lo que insufla vida al cuerpo. Sin alma no hay cuerpo, porque ella es la que le proporciona alimento, y nos hace sensibles e inteligentes.

La tradición cristiana sostiene que el alma es el aliento de Dios sobre la masa  de barro de  la que el primer hombre fue hecho.

Y Eduard Punset, ya en nuestros días, afirma en un libro muy interesante que “El alma está en el cerebro”, así que, no la descuidemos ni un ápice.

El cuerpo es el que guerrea a diario con todo cuanto nos manda la vida; y el alma es el descanso del guerrero, el lecho tibio en que encontramos la mansedumbre y nos pacificamos.

Y si cada día alimentamos nuestro cuerpo, al menos tres veces, qué menos que dedicar un tiempo a alimentar el alma, alimento que también nutrirá nuestro cuerpo.

Uno de los lugares a los que hemos de acudir para prevenir almas anémicas son las Bibliotecas, paraísos donde los libros extienden las alas y se nos ofrecen como muestra suprema de amor, para cumplir los sueños y los anhelos del espíritu. Porque un alma bien alimentada, siempre tiende a volar alto.

A una le sorprende la poca importancia que se le da, por parte de quienes nos gobiernan, a nuestra Biblioteca Pública Municipal. Por eso este artículo, porque me gustaría y necesito que se ponga en valor.

Nuestra Biblioteca Pública tiene ya más de 60 años, más los que anduvo en pañales; pues ya en época de la II República, aquella que empuñó por armas la Cultura, las Sociedades Obreras, tan numerosas en nuestro pueblo, se habían preocupado por los libros como el mejor alimento para prevenir las anemias espirituales e intelectuales de los obreros.

Buceando en el Archivo Municipal de Torrejoncillo , una puede constatar cómo en 1952, D. Francisco Núñez Lázaro, Alcalde de Torrejoncillo en aquella época, comienza a darle importancia a la creación de un lugar donde habitaran los libros. Quizá,  D.Francisco estuviera espoleado un poco, por aquella proliferación de concursos literarios y juegos florales en las escuelas y en la sociedad en general.  Debió pensar que si se creaban las bibliotecas, aquellos aprendices de escritores tendrían mucho ganado.

Así las cosas, D. Francisco Núñez Lázaro, como Presidente de la Junta Regidora y Director de la Biblioteca Pública Municipal, se ocupa de redactar una breve reseña, en la que se recogen las principales características de este pueblo. Informe que haría llegar a D. Víctor Gerardo García  Camino, Director de la Biblioteca Pública  y Archivo Histórico de Salamanca, y posteriormente Director de la Biblioteca Pública de Cáceres . El Sr. García  Camino no pudo por menos que felicitar a la Corporación por esta iniciativa.

Por aquel entonces, y según reza en la reseña, Torrejoncillo contaba con 5514 habitantes. Aún quedaba algún vestigio de lo que fuera floreciente industria pañera, lo que se veía reflejado en sus sastrerías; 500 obreros y obreras trabajaban en la fabricación de zapatos que se distribuían a distintos lugares de España. Había importantes fábricas de mosaicos y cerámica, curtidos, prensas de aceite, alfareros, orives, tiendas de comestibles y tejidos, dos cines, una sala de fiestas, un hospital, un asilo, seis escuelas públicas, una academia… y suma y sigue.

En general el pueblo es amante de la lectura con ansias del saber y por ello se organizan periódicamente ciclos de conferencias culturales a los que asiste un público numerosísimo…existe una preponderante afición a la lectura clásica y a la religiosa, siendo admiradas unánimemente las obras del gran poeta regional, cantor de estas tierras, el inmortal  Gabriel y Galán, de cuyas producciones puede decirse, sin exageración, no hay un hogar, por humilde que sea, donde no se haya dado lectura a esas maravillosas poesías que tan hondo calan en el alma extremeña, siendo también muy leídas y admiradas, las obras de la mística Doctora Santa Teresa de Jesús…Así pues , la afición a la lectura tiene en este pueblo una marcada tendencia por las obras de tipo religioso e historiopatriótico”( Expedientes de Ocio y Cultura (1952-2000), Sección 12, Legajo 581)

  

En fin, que en aquel Torrejoncillo de hace 60 años ya existía una clara intención de alimentar los espíritus de sus pobladores. Si bien es cierto, que dada la época de la que estamos hablando, habría espíritus inquietos que deberían alimentarse en el más absoluto secreto fuera de la Biblioteca Pública, por no comulgar con un régimen  al que le interesaba vigilar que se leyeran cosas con las que adoctrinar y controlar al personal. Pero esto es ya otra historia en la que no voy a entrar ahora.

La Biblioteca Pública Municipal, orientada al “poniente y mediodía”, se instaló en la Escuela de Niñas nº 1, en los bajos del Ayuntamiento. Fueron 96 los socios fundadores, entre los que había cinco mujeres.

Fue el 26 de Agosto de 1954, cuando se publica en el BOE la creación de nuestra Biblioteca. La inauguración oficial de la misma no se produciría hasta años más tarde, concretamente  el 22 de Febrero de 1957, siendo sus padrinos el Director  General de Archivos y Bibliotecas, Don Víctor Gerardo García  Camino , y el Sr. De la Fuente, Gobernador Civil de la Provincia de Cáceres. Pero, por cuestiones de agenda de última hora del Sr. García del Camino, que fue llamado a Madrid por vía de urgencia por el Ministro del ramo, nuestra Biblioteca Pública no pudo ser inaugurada por los susodichos en la fecha indicada.

Pero sabemos que la Biblioteca abrió sus puertas, y lo hizo con 500 ejemplares que remitió el Servicio Nacional de Lectura. Disponía de 4 mesas y 16 sillas que, según cuentan las crónicas, hubo problemas para que estuvieran terminadas a tiempo. Esas mismas crónicas, que están en todo, nos informan  que el 13 de Marzo de 1957, llegó a la Biblioteca una comunicación del Instituto de Cultura Hispánica, firmada por el  Jefe del Departamento de Intercambio Cultural, D. Carlos Manuel Fernández Shaw, en el que adjunta un cuestionario que debería rellenar el Director de la Biblioteca Pública , para que ésta fuera incluida en el Catálogo que se iba a editar y distribuir por todo el mundo.

En fin, tomemos nota, y no dejemos caer en la desidia un lugar que tiene ya mucha historia y muchas intrahistorias a sus espaldas. Y , porque “no sólo de pan vive el hombre”, vamos a comenzar la hermosa tarea de dinamizar la Biblioteca Pública Municipal, que hay muchos modos de hacerlo sin tener que poner la excusa de los recortes y de la crisis sacrosanta. Si se toma como criterio el no abrirla diariamente  porque es un espacio “minoritario”, lo que estaremos consiguiendo es que cada vez lo sea más, y que cada vez más almas enfermen de anemia y que nuestros cuerpos  no reflejen la alegría, la satisfacción de beneficiarse de un alma sana. Porque es muy cierto que el pueblo que se abre a la Cultura abre grandes ventanales a la Vida, a la Alegría, a la Libertad.

¡Dejemos los libros libres! ¡Dejemos que la palabra se abra y nos inunde!

“ Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres  sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos  en máquinas al servicio del Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social” . (F. García Lorca)

Suscribir estas palabras de Federico García Lorca, en estos tiempos en  que  la Cultura molesta y molestan aquellos que la defienden , no es ninguna exageración. Es un acto de dignidad como lectora.

He dicho.

Mª José Vergel Vega.

About The Author

X Aniversario Coronación Inmaculada Concepción

OFRENDA FLORAL A CABALLO A MARÍA INMACULADA TORREJONCILLO 2019

Fotografías de Torrejoncillo 2017

16729388_1623456014347640_6227906187433381301_n 17425073_1648852888464196_3473385228438301577_n 17626441_1471426806203350_2751485269879672_n 17796162_1476484422364255_574744940093437214_n 17799035_1484586914941516_2504205268968483314_n 18424091_1521938357838081_5475772758666770236_n 21150208_1628063240539705_6395513887644518723_n 23844806_1727584240606824_7033044826757373072_n 25398677_1980746985285206_1004390621444761227_n

Normas en TTN

Existen unas normas que se deben cumplir, por favor leelas antes.

Normas en TTN