Electoralitis y otras enfermedades de transmisión política

Electoralitis y otras enfermedades de transmisión política

imagen-18

Mi pueblo se ha convertido de la noche a la mañana en parada y fonda de políticos, que vienen, verbigracia, a entregar huertos que han dado ya muchas cosechas; a entregar diplomas a jóvenes que están intentando labrarse el futuro que pueden o les dejan; a inaugurar cursos…

Políticos que, como aquellos Cómicos de la Legua, salvando las distancias , pues vaya por delante que a mí los cómicos me parecen mucho más decentes, se echan a los caminos, víctimas de enfermedades contagiosas, que responden al nombre de “Electoralitis” y otras pandemias de la clase política, propias de este tiempo previo a preparar de nuevo las urnas.

Llegada esta época, cambia el paisaje de nuestros pueblos y ciudades, y conste que no me estoy refiriendo al otoño. En fin, que llega un momento, ¡bendita ilusión!, que los que mandan entran en shock y reparan que estamos ahí o algo parecido.

En cualquier ayuntamiento, cercano o lejano, empiezan a darse claros casos de una enfermedad que, desgraciadamente, se va haciendo cada vez más típica y más crónica, y que ya hemos dicho que se llama “electoralitis”, más o menos aguda según los casos, y que podríamos definir como hacer las cosas a trangullones para que la virgencita me quede como estoy y no tanto para el bien del pueblo.

Los síntomas son muy claros, y aparecen en cuanto se acerca el momento de convocarnos a las urnas a los electoralitos de a pie. La enfermedad cursa con nerviosismo, con sonrisas amplias y forzadas, con actos a diestra y siniestra, con estar todo el santo día en el candelabro que dijo aquella.

Y es que parece que entonces caen en la cuenta: ¡ostras, que nosotros llevábamos un programa electoral! Y lo buscan por los cajones, que en algún sitio estará. Y cuando lo encuentran, andan que no viven pues comienza una carrera frenética, ya que aún queda mucho por hacer. En algunos casos,  casi todo, y eso que la andadura ha sido larga y cuatro años  dan para planificar las cosas y llevarlas a cabo espaciadas en el tiempo. Lo digo más que nada, para que los números a los que ahora empiezan a poner caras, no suframos las prisas de esos gobernantes a los que empieza a poner enfermos no resultar elegidos en la próxima consulta.

Por cierto, que digo yo que ahora que estamos buscando programas, podrían anotar, aunque sea para la próxima, que ya nos gustaría a muchos ver en sus prospectos políticos que alguien se acuerda de que los libros nos proporcionan unas vitaminas imprescindibles para caminar por el mundo. Señores gobernantes y aspirantes a ello, acuérdense de que en este pueblito tenemos una Biblioteca Municipal sumida en la más grande de las desidias, y aprovechen sus insomnios para redactar un proyecto que lo flipemos. Les aseguro que inmediatamente después, llegará a ustedes un sueño reparador, pues ocuparse de la palabra tiene estas cosas, que uno duerme como un bendito.

La “electoralitis” cursa con mucho insomnio, en el que aparecen los baches de las calles, el embellecimiento de parques y jardines, los árboles adecuados para llenar jardineras, las cacas de los perros que jalonan los lugares por donde caminamos a diario, cosas varias que es necesario hacer cuanto antes aunque sea con nocturnidad…añadan ustedes lo que crean oportuno.

Pero los males de la política no acaban en la “electoralitis” que ésta, aunque es una enfermedad crónica, dulcificará sus síntomas una vez echemos el voto en la cajita tonta de peuvecé.

Hay otras pandemias que van más allá de los Ayuntamientos y que parecen no tener cura y que a nosotros  nos hacen enfermar de hastío por seguir aguantando y resignándonos, que es muy cristiano,   a que vengan otros que  a éstos hagan buenos, o no.

No sé cómo expresarlo, pero siento que  me habita el asco de no saber hacia dónde encaminar mi vida, de no saber hacia dónde caminan los gobernantes y aspirantes a ello en este país, que aunque no lo reconozca, sigue siendo el mío. Y una de las cosas que más lamento es que mis principios y los de mis convecinos les importen un bledo. Para mí, mis principios, o eso me enseñaron al menos, son cosa sagrada y no permito que jueguen con ellos.

Y en mis sueños, que tampoco son muy tranquilos, me pregunto para cuándo esos políticos  que estén al servicio del pueblo, que sufran y se entusiasmen  con el pueblo, que sueñen con los pies en la tierra; para cuando  esos políticos  a los que nada más mirar a la cara sintamos que podemos unirnos a ellos y luchar juntos para  salir de ésta.

Me siento habitante fantasma de un país herido de muerte, y en mis sueños y en la vida real, me veo atacada impunemente por miles de tarjetas opacas que esta “pobre gente” llevaba en su bolsillo porque el “sueldito” que les daban no les llegaba a fin de mes.

Y en mis sueños y en la vida real, me duelen en el alma esos viajecitos del Señor Monago, tan traídos y llevados. Confieso que me duelen porque lo creía una persona honesta aunque no comulgue con sus ideas, porque eso de tirar por donde él consideraba  y no por donde le decía la plana mayor, me gustaba, tenía un cierto morbo.

Pero los idilios, ya se sabe, y sobre todo si está la política de por medio, duran poco, y va usted y se me corrompe, presuntamente por si las moscas, por esos cielos que le llevaban a las Afortunadas a ver a su amor, eso es lo que dicen.

Que el amor tira mucho y cuando uno está enamorado es capaz de ir hasta el infinito y más allá. Por mí puede usted tener una amiga especial donde le dé la gana y quererla más que a nada en este mundo, incluso compartirla con otro, que también es de buen cristiano. Los enamoramientos cada uno los vive como puede o le dejan; pero si se demuestra  que los billetes hacia la felicidad los pagó con dinero público, para mí pierde usted toda credibilidad como político, como persona y como enamorado. Lo que más me ha herido no ha sido ya que nos vendiera la moto de que era usted el presidente más austero de cuantas autonomías conforman España, sino que me meta en su cruzada en ese comunicado que usted titula “Tras la tormenta de arena”, que tiene , por cierto, título de peli de aventuras. Si se demuestra que se ha gastado nuestro dinero en esos viajes, es usted quien debe pagarlo como proceda, pues ni yo ni el resto de extremeños nos hemos ido de viaje con el dinero del vecino.

Y con tanta tormenta y tantas dentelladas a la yugular con las que ya no puede este país, en mis sueños y en la vida real , aparecen los chicos de Podemos, a quienes ocupar el cómodo sillón del poder se lo están poniendo a huevo tanto político trincador .Éstos , por sí mismos, constituyen  una enfermedad gravísima para la que no encuentran cura los de la “casta” que llaman ellos, enfermedad que responde al nombre de “Mieditis”, bastante aguda en todos los casos.

En mi humilde opinión, y no soy experta en la materia, de siempre las luces de neón han confundido a las falenas y me da la impresión de que estos chicos, a los que Izquierda Unida les acusa de ser su fotocopia, no son la panacea a nuestros males. Parecen haber aprendido la lección de memorieta y en cuanto les cambian la pregunta, ya la hemos liado; esto, o como decía mi abuela, que les hacen las preguntas más “enreosas”, que no digo yo que no pueda ser posible.

¡Paren el mundo que me quiero bajar!, pero háganlo ya porque no puedo con el vértigo de imaginar hacia dónde vamos.

Aquí va a ser necesario activar un estricto protocolo de aislamiento, cerrar por reformas profundas el Parlamento, que sirve de bien poco a tenor de lo que vemos cada día, limpiarlo de corruptos y aquellos y aquellas de sus señorías que aún son decentes, mantenerlos en cuarentena… por si el contagio.

Por cierto, fumiguen también las tertulias políticas y pseudopolíticas porque muchos de los que deberían hablar en el Parlamento, donde únicamente se despachan a gusto es en los platós de televisión.

Mª José Vergel Vega

About The Author

2 Comments

  1. Triste

    MºJose un aríiculo muy crítico, pero como siempre hasta la critica te sale poética, te hecho de menos en un articulo enfadada(broma),nos han hecho creer hasta la saciedad que nosotros somos el problema hasta  que no lo hemos creído, !que no!, que  el problema ha sido el sistema, la forma de gobernar,  que en España hay mucho dinero pero muy mal distribuido, cómo es posible qué la duquesa de alba no tribute por su herencia ¿no tiene dinero?…  nos tienen encasillados con una serie de mensajes que ya nos parece que la realidad es esa ,esa es la que les interesa a los grandes partidos, y ni siquiera a ellos que son meros gestores , y a las ordenes de , esto es deprimente,las grandes empresas ,los bancos ganando dinero  y los pequeños y medianos subsistiendo a duras penas: no ganamos ,pero con tal de subsistir, triste muy triste.

  2. griego

    … si, es verdad, los políticos son malos, malísimos, pero que cada palo aguante su vela. Lo de la biblioteca tiene un responsable directo y todo el mundo sabe quién es, y tú también Mª José. Al final todo tiene que ver con la incompetencia de la gente a la que se le adjudican puestos, poco menos que a dedo, sin prestar la más mínima atención a la idoneidad del candidato. En ésta línea, un caso que resalta por encima de los demás, es el de la concejala de obras, que entiendo yo que es la responsable de que se le permita a todas aquellas empresas que vienen a hacer algo al pueblo que campen a sus anchas, dejando maquinaria pesada en las calles los fines de semana, agujeros sin tapar, etc. etc.

COMERCIO EN TORREJONCILLO Y VALDENCÍN

X Aniversario Coronación Inmaculada Concepción

ENCAMISÁ DE TORREJONCILLO AÑO 2019

OFRENDA FLORAL A CABALLO A MARÍA INMACULADA TORREJONCILLO 2019

Fotografías de Torrejoncillo 2017

16708263_1626836464009595_165490535911864209_n 18033891_1690352337647584_8223419932098958927_n 18199474_1518483661516884_2531463138105278406_n 18221866_1519450201420230_1476940877845553111_n 19225883_1567344063297510_5530784576576175189_n 20604450_1607443085935054_2048820558051672087_n 21314402_1651231321575450_5163311335450660363_n 21317731_1633422313337131_8193020855203955292_n 22046702_1672754999423082_2131715670574768719_n

Normas en TTN

Existen unas normas que se deben cumplir, por favor leelas antes.

Normas en TTN