Hasta dentro dentro de un rato, Extremadura

Hasta dentro dentro de un rato, Extremadura

Los que me conocéis ya lo sabéis: después de ocho años, a partir del próximo mes de septiembre volveré a Andalucía, volveré a Sevilla y volveré a Alcalá de Guadaíra para trabajar en Utrera. Es justo lo que necesito en este momento de mi vida, y eso también lo sabéis los que me conocéis. Pero para mí es muy importante rendir tributo y dejar claro lo que para mí significa y significará siempre Extremadura.

Llegué a Extremadura hace ocho años, a finales de septiembre de 2005, para hacer una sustitución de tres semanas en Montánchez; por aquel entonces, mi vida era totalmente diferente a cómo es ahora. Después de un año trabajando en un laboratorio de la Universidad de Sevilla, esta sustitución se me ofrecía como un prometedor principio, como el comienzo de mi vida adulta tal y como yo la estaba planeando. En aquella época, Ana, mi novia, ya llevaba un año trabajando en Extremadura, y todo lo que yo quería era estar cerca de ella y empezar una vida en común allí. Aquel curso, el 2006-06, trabajé en tres institutos: el Montánchez, el «Extremadura» de Mérida y el de Segura de León, donde hice mis primeros amigos en Extremadura, algunos de ellos de los más importantes que he tenido y tengo.

El año siguiente, todavía como sustituto, trabajé en cuatro institutos: Oliva de la Frontera (donde también hice grandes amigos que he conservado desde entonces y que conservaré para siempre), Alcuéscar (donde forjé sobre todo una amistad muy importante que posteriormente me abrió la puerta a mi desarrollo profesional como escritor), el «Cristo del Rosario» de Zafra y el «Bárbara de Braganza» de Badajoz.

Y entonces llegó Torrejoncillo. Torrejoncillo cambió mi vida: durante los cinco años que estuve trabajando allí, me hice un profesor adulto del todo, aprendí mucho de muchas personas, por primera vez fui parte activa en la vida de un centro educativo y me sentí apreciado, respetado, querido y finalmente recordado. Tengo que decir que el instituto de Torrejoncillo es uno de esos lugares en los que se hace verdadera magia en términos educativos. Los programas y proyectos se superponían unos a otros, cada profesor estaba colaborando en varios grupos de innovación, etc. Estábamos, de verdad, formando a un grupo maravilloso de jóvenes ciudadanos.

Durante mis cinco años en Torrejoncillo estuve de interino, aprobé las oposiciones, hice mi año de funcionario en prácticas, estuve en expectativa, recibí mi primer destino definitivo y estuve en comisión de servicio. Participé en un grupo de teatro escolar, escribí y publiqué un libro y trabajé durante tres años como profesor bilingüe. Durante esos años me casé y me separé; me terminé de hacer adulto. Y es por eso que le debo tanto a ese instituto y a su gente: el profesorado, los alumnos y el AMPA, a todos. Además, esos cinco años me permitieron establecerme durante ese tiempo en una ciudad que se convirtió en mi hogar: Cáceres, la más pequeña gran ciudad del mundo.

Después, al final de ese período, vino la catarsis: la vida que había construido poco a poco se derrumbó de golpe. Mi matrimonio se rompió, y además tuve que dejar Torrejoncillo y Cáceres e incorporarme a mi destino definitivo en Berlanga. Y luego ha venido este año, el 2012-13. Ha sido un año que empezó muy duro, muy difícil, lleno de soledad y sufrimiento, pero en el que descubrí un precioso lugar para vivir, Llerena, y un instituto también lleno de gente agradable y profesional. A lo largo de este curso, la vida me tenía reservadas dos sorpresas que me han ayudado en el comienzo de la reconstrucción de mi vida: mi traslado a Utrera y, sobre todo, el comienzo de mi relación con una chica única y fantástica, Isa, que me llena la vida de felicidad y de ganas de caminar hacia delante. En general, Extremadura me dio muchas cosas y me quitó otras, pero lo más importante de todo es que siempre me mostro el camino a seguir en mi vida.

Y es por eso por lo que, a finales de Junio, dejaré Extremadura, al menos como residencia habitual, ya que siempre guardaré en mi corazón el cariño por mi segundo hogar, que visitaré todo lo que pueda en el futuro. Guardaré en mi corazón los campos floridos en primavera de la Sierra Suroeste, las torres de Jerez de los Caballeros, las calles de Fregenal de la Sierra, las cuestas de Segura de León, las vistas desde lo alto de Montánchez, las ruinas y las calles bulliciosas de Mérida, la carretera a Torrejoncillo, llena de aves, la judería de Hervás, la vista desde la Torre de Granadilla, la Casa del Bosque de Navaconcejo, las gargantes de La Vera, las laderas del Jerte, los pueblos de Las Hurdes, las casas de Robledillo de Gata, el Meandro de Riomalo, los parajes alrededor de Guadalupe, el casco antiguo de Trujillo, la plaza de Garrovillas, la fábrica de embutidos de caza de Alcántara, los embalses de la Siberia, el horizonte que hay entre Llerena y Azuaga… y tantas cosas de Cáceres: la plaza mayor durante el WOMAD, el Cáceres Evocado, las callejuelas del casco antiguo, durante el Mercado de las Tres Culturas, el restaurante «Sabor a Mistura», la heladería al final de la calle Pintores, el Parque del Príncipe en otoño, el hotel Albarragena, la subida a la Montaña, El Vivero, El Rodeo, la Biblioteca Municipal, el Paseo de Canovas lleno de gente, la peluquería Abdón, la feria… y seguro que me dejo muchísimas cosas.

Para terminar, quiero decir que Extremadura es un tierra llena de bellezas y maravillas, algunas muy conocidas y vistosas y otras escondidas, agazapadas detrás de los ríos y entre las encinas. Pero su mayor tesoro son los extremeños, esas personas llenas de amor y humor, esas personas que aman los pueblos y la buena comida, esas personas con tantas ganas de ser felices por encima de todo.

Javier Chain

 

About The Author

X Aniversario Coronación Inmaculada Concepción

ENTREVISTA jOSE FRANCISCO MORENO MORENO ATLETA TORREJONCILLANO

Fotografías de Torrejoncillo 2017

15894958_1398262083539043_327164093575740734_n 16708572_1431721530193098_8822042003378848466_n 17156272_1447872715225426_1642306104471639731_n 17799035_1484586914941516_2504205268968483314_n 18698293_1544757235556193_6346166722917451478_n 21150208_1628063240539705_6395513887644518723_n 21151611_1860665343960038_1374274105626962848_n 21192081_1857608207599085_1071000271869463095_n 25151990_1978184558874782_257203115342128492_n

Normas en TTN

Existen unas normas que se deben cumplir, por favor leelas antes.

Normas en TTN