21 gramos, ¿pesan tanto?

21 gramos, ¿pesan tanto?

21 gramos Pesan tantoQueridos lectores, el tema que voy a tocar esta vez, desde lo mas profundo de mi corazón, ha sido el que más me ha hecho pensar y reflexionar. Quizás por las circunstancias del mundo, quizás por lo endurecida que se ha vuelto la vida de las personas en estos tiempos, o quizás, porque los signos de los tiempos, nos están llevando a un lugar incierto, donde muy pocos conservan la esperanza de que podemos cambiar. Podemos ser más humanos sin renunciar a ser humanos comportándonos como hermanos, en vez de lobos rapaces devorándonos en la ocasión más propicia.

Y es que,¿ 21 gramos supone una carga tan pesada para nosotros?. Yo creo ciertamente que no.

El alma, queridos lectores, sí, eso que no se ve y que ennegrecido en muchas personas tanto daño hace… y que como una auténtica flor de lid en primavera, da esperanzas en otros… es el tema de hoy.

No pretendo hacer ninguna crítica, ni tampoco dar ejemplos de nada, solo exponer que todo ser humano, todo, tiene algo que lo equipara al resto de mortales, sin necesidad de pertenecer a ninguna clase social, ni mucho menos del dinero que se posea, y que muchos en la literatura, dicen que pesa 21 gramos. A eso es a lo que este artículo quiere hacer referencia, para que poniendo nuestra atención directa en él, sepamos encauzar mejor nuestras ajetreadas vidas.

Bernanos habló una vez de la gran cantidad de gentes, que viven con sus almas dobladas.

Podríamos hablar con un terrible dolor, de la cantidad de personas que nacen, viven, mueren sin haber usado ni una sola vez su alma, sin haberla usado ni siquiera para ofender a Dios. ¿Es posible, que la gente viva sin usar sus vidas, sin invertir sus almas, acoquinados ante el dolor, indecisos ante la alegría?. Queridos, cuando un alma se repliega sobre sí misma decía San Agustín, “llega a tocar sus propias raíces”. Y esas raíces son la fuerza vital, la fuente del ser humano. Sí, es cierto que esa fuente está llena de lodo y chatarra y sube desde ella cierto olor a muerte, pero también es cierto, que quién acaba entendiendo esto, de la fuente manará agua viva, porque pasará por encima de cualquier problema que atormente su vida. Aprender a usar el alma, y escucharlo de vez en cuando, es entender que en vez de solo corazón, nuestro corazón sea también una casa de huéspedes. En los demás, esta parte de nuestra vida. Pero, ¿qué es el alma?.

Aprendí de los sabios, que el alma, es aquello tiene que ver con la autenticidad y la profundidad, como una canción o una obra de arte, cada persona tiene un alma, es una forma particular de vida, y se relaciona con la vida en todos sus aspectos: buena comida, conversación interesante, amigos auténticos y experiencias que permanecen en el recuerdo y que tocan el corazón. El alma se revela en el afecto, el amor y la comunidad, como también en el retiro hacia el centro, hacia la comunicación interior y la intimidad.

Es la búsqueda dentro de nosotros mismos, no dentro de un cerebro estandarizado.El alma es aquello por lo que vivimos, sentimos y pensamos, decía un tal Aristóteles. Y el gran Saramago con unas bellas letras nos decía que:” el alma humana es una caja de donde siempre puede saltar un payaso haciéndonos mofas y sacándonos la lengua, pero hay ocasiones en que ese mismo payaso se limita a mirarnos por encima del borde de la caja, y si ve que, por accidente, estamos procediendo según lo que es justo y honesto, asiente aprobadoramente con la cabeza y desaparece pensando que todavía no somos un caso perdido”. Por eso hoy, sí hoy, es el momento de educar nuestra alma, o al menos escucharla, empezando por entender que el alma tiene ilusiones como el pájaro alas, y eso es lo que la sostiene, debemos pelear por hacerlas accesibles. El egoísmo corrompido por el dinero endurece nuestra alma, y nos hace devoradores de vidas… Todos tenemos esa parte del alma buena que puede hacernos infinitamente mejores, Sócrates, delicadamente decía:”desciende a las profundidades de ti mismo, y logra ver tu alma buena, la felicidad solo la construye uno mismo, con la buena conducta”. Ojalá en estos tiempos tan oscuros, logremos encontrar todos, la luz necesaria mirando nuestro interior, subiendo el volumen de nuestra conciencia pura, para encaminarnos a un futuro mejor. Un futuro esperanzador, donde sepamos mirar a través del corazón, no de los ojos del egoísmo, que tanto esta arrasando como fuego, la vida de muchas personas.

El alma es la esencia de la vida misma, y sí, ya sabemos y tenemos certeza que ésta, terminará algún día, pero la esencia, existirá eternamente. Aquellos que sean capaces de mimar su alma alejándola del mundanal ruido, está descaradamente abocado a cabalgar la eternidad con pasos firmes.

Y eso queridos, es un pensamiento alentador.

Félix Gandín Moreno

Fuente: Revista Digital «Imprescindibles»

About The Author

1 Comment

  1. Jose

    Una maravilla esperemos un libro con todos los articulos