No es país para decentes o de cómo tenemos los patios…

Hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad…que cantaba aquel Don Hilarión en la Verbena de la Paloma. En mi casa lo decían de otra manera, que tenía que ver mucho con las películas y la forma de caminar de Chaplin: “ Chacho, pareces  los del siglo XX”.

Tanto el uno como los otros, se referían al progreso, que todo lo transformaba y dejaba a la gente un tanto trastocada.

En estos momentos yo tengo esa sensación, la de que  esto va que echa chispas, vamos que nos despeñamos y no valen especialistas; pero la situación en la que nos encontramos,  no tiene nada que ver con el progreso, o puede que sí, puede que lo que haya pasado es que   no hayamos entendido de lo que va . Pero sobre todo tiene que ver  con la desidia de unos y de otros,  con el “noble arte del trinque”, del chupar del bote mientras se pueda y los demás a plan de ajoyagua… La sensación que servidora tiene es de asco profundo , de pura náusea continua;  y , ya digo, contra esto no hay especialista que salga inmune.

¿Queréis que os diga que es lo peor de todo? Pues lo peor de todo es que con este panorama a los decentes nos da hasta vergüenza decir que lo somos. ¡Qué paradoja, no?, pues  así de profunda es la desazón que sentimos la inmensa mayoría.

En éstas estaba, a solas con mis lamentos, cuando me viene Julita y me pregunta: Oye, ¿a qué edad se supone que un ser humano, normalito, alcanza la madurez?

-Oye, le respondo con otra pregunta: ¿ Y tú no habrás estado viendo, por un casual,  “la rueda de prensa” de Rajoy, no?

-Pues sí, pero todavía estoy procesando la información, que esto ha sido muy fuerte. Te lo pregunto por Don Felipe, para más señas, Príncipe de Asturias y eterno heredero al trono que su padre no quiere abandonar,  o no puede o ..no sé… . Porque, ¿qué pasa, que este hombre no se jubila nunca, que porque sea rey se tiene que morir con la corona puesta? ¿Es que no le da vergüenza ser Rey con la que tiene encima?… porque ni que hubiera hecho un casting con los nueros y las nueras… no, si va a ser por eso que el pobre hombre se va de vez en cuando de cacería a Bostwana, aún a riesgo de romperse las reales caderas…

Y claro, así las cosas, esta familia de tan buen nombre y mejor abolengo, anda en boca de más de uno…y de qué manera…

-Pues es verdad, Julita, que ya no nos ha quedado más remedio que perderle el respeto hasta  al Rey, con lo que él era: un ejemplo para todos los españoles, ¡qué digo para los españoles! ¡para el mundo entero!

-Hombre, también te digo que teníamos como muy idealizada a esta gente, cuando , a la vista está, es más real con minúsculas que con mayúsculas. Porque, chica, esta gente come, duerme, se despierta, hace sus necesidades, mete la mano donde no debe…se enferma, si llega el caso; claro que los remiendos se los echan de lo mejor de lo mejor, en los mejores talleres  por supuesto, porque total si los españolitos corrientes no vamos a ir a cazar elefantes, pongo por caso… Algún privilegio tenían que tener, no?

Bueno, a lo que iba, respóndeme a la pregunta que al final te escaqueas y me dejas como estaba…

-Pues mira, la verdad es que no hay una edad concreta en la que situar la madurez de una persona. Cada quien alcanza la madurez cuando acepta la responsabilidad de sus actos sin escudarse en excusas, cuando es valiente para afrontar las situaciones de la vida; cuando admite la opinión de los otros; cuando es capaz de aceptar la derrota y el éxito le importa en su justa medida… No sé, Julita, es que es muy complicado esto de la madurez… Digo yo que Don Felipe…

-Ya, lo que me quieres decir es que este chico no es que no  esté maduro ya a los 45 años, que debería estarlo y serlo, sino que, a ver si lo he entendido bien: ¡que donde hay patrón , no manda marinero! Porque eso de mandar es lo mejor de lo mejor; esos que dicen que ellos prefieren que los manden…ya, ¡y una mierda! Ahora, que digo yo también que cuando este chico recoja el testigo, o sea, la corona, ya va a estar en un momento en que la flor de la vida empieza a deshojarse… fíjate, chica, que no logro yo imaginarme  el momento…

-Un respeto, Julita, que estás hablando del futuro “Rey de España”. Por cierto, qué expresión tan cercana, tan de las abuelas, tan entrañable: ¿Te acuerdas cuando decían aquello de : ¡Ven acá Rey de España!, y el nieto en cuestión se ponía relochito perdido…

-Sí… sí lo recuerdo…pero a ver quien es la abuela que le dice  eso a un niño ahora, que le entra un cuajo que no hay sana sana que valga.

¡Ay Señor, cómo tenemos los reales patios! ¡Tan buenos que parecían todos, tan elegantes, tan rubios,  tan solidarios, tan llanos, tan del pueblo…y tan falsos que han resultado, tan de hago lo que me sale de mis reales sitios porque para eso… para eso sigo siendo el rey del rancho!

“Pa mear y no echar gota”, que dice una amiga mía. Perdona que me ponga escatológica, pero es que este asunto huele ya tanto, que no le veo yo el glamour por ninguna parte. Fíjate que me da tanta pena esto, que hasta prefiero pensar que la mitad son tontos a creerlos listos y que estuvieran al tanto de todo. Y aquí, entre tú y yo, el más listo, Marichalar, del que nadie habla, que en cuanto intuyó el percal, le dijo a su infanta esposa: Mira, Elena, yo me piro…y se piró.

Sinceramente, yo he empezado a preocuparme con  más intensidad  desde la última Nochebuena. A mí eso de que el Rey diera su discurso apoyando sus reales posaderas en la mesa del despacho, ¡me dio una tristeza!,¡me pareció tan chabacano!,  vamos que sólo le faltaban al hombre los cascos, la gorra patrás y habernos arengado a ritmo de rap:

Brother, ya tú sabeh,

que con ehta situasión

 a mí nada me llena

de orgullo y satihfasión!

Y los españolitos, terminando de poner la mesa, coreando en casa: ¡Ouh, yeah!

¡Que no, que no y que no, que  no puedo con la vida! ¡Que sólo tengo ganas de llorar!

Pues, sí, Julita, a mí también me dan ganas. Y  como decía al principio, que de aquí a nada, como no pongamos remedio a la voz de ya, nos despeñamos por siempre jamás y qué queréis que os diga, que yo no sé si todo adelanta para adaptarse a los tiempos tan raros que corren,  o si en realidad se está atrasando todo de forma preocupante.

Mira, Julita, ya para terminar, que luego nos llaman cansinas, te voy a contar algo que me sucedió hace nada en  el colegio y que me dejó noqueada.

¡ Pues no que el otro día sorprendo a mis niños jugando en los “escolares patios” a las “Casitas”, un juego de los de toda la vida, y me quedo patidifusa porque iban a llamar a un “abogado” por si acaso el papá y la mamá un día se cansaban de aguantarse o se veían gordos y feos! …y va “ la mamá” y al pasar por mi lado y verme con cara de no enterarme de nada, me dice muy chulapona:

-¡Que sí, que yo me divorcio, al tiempo eh, que a éste lo cambio yo por otro llenito de chocolatinas!.

Ya sé que es un juego de niños, pero analicen ustedes la frasecita y extrapolen la situación a cualquier ámbito de la vida.

Lo digo completamente en serio: algo preocupante nos está pasando y unos con más motivo y otros con menos, aquí no se salva ni el Tato.

Mª José Vergel Vega, con el permiso de Julita.

About The Author

X Aniversario Coronación Inmaculada Concepción

OFRENDA FLORAL A CABALLO A MARÍA INMACULADA TORREJONCILLO 2019

Fotografías de Torrejoncillo 2017

8501_1100919256606662_7985538652026352525_n 18424091_1521938357838081_5475772758666770236_n 19029546_1557472747617975_6374343860863189104_n 19511606_1786326724727234_4488015043803830254_n 20264764_1819198278106745_605305882432276778_n 21077253_1856489907710915_3959906922613198923_n 21314402_1651231321575450_5163311335450660363_n 23231612_1706495536049028_4839279186683422703_n 25498496_1734320126580682_3784097112008988108_n

Normas en TTN

Existen unas normas que se deben cumplir, por favor leelas antes.

Normas en TTN