Entre bulos y rumores

Entre bulos y rumores

niños-jugando-06Cierto es que todos aquellos temas susceptibles de afectar directa o indirectamente a la seguridad de nuestros hijos hacen que nuestra atención recaiga exclusivamente sobre ellos y adquiramos a veces un desmesurado estado de alerta, comparable al que en el medio natural adoptan las presas ante posibles ataques de los depredadores. No obstante, deberíamos andar con pies de plomo y no otorgar credibilidad a cualquier información poco contrastada por muy verídica que nos pueda parecer.

Hace unos días, diremos más concretamente que hace ya una semana, a la puerta del colegio de nuestros hijos, una noticia aparentemente real, comenzó a extenderse como la pólvora.
La comunicación boca a oído terriblemente eficaz desde hace siglos, comenzó a causar verdaderos estragos.
El caso era el siguiente: Un grupo de personas – probablemente extranjeros- se estaba dedicando al secuestro de menores.

La información no podía ser más veraz. Aparentemente, la noticia ya había saltado a los medios y todo el mundo podía asegurar y aseguraba, que había sido vista en cierto periódico de tirada nacional, eso sí, por el amigo, del amigo de cualquier conocido nuestro.

Como es de suponer, el revuelo causado a la puerta de un colegio fue importante. Durante días los temas de conversación parecían centrarse en las mafias, siempre extranjeras – claro está-, que vienen a nuestro país nada menos que a traficar con los órganos de nuestros indefensos pequeños.

Y estando como estamos, inmersos en una sociedad lo suficientemente avanzada tecnológicamente, a través de la red no cesaban de llover mensajitos de esos que alguien muy amablemente te invita a reenviar, por supuesto siempre, con la misma temática.

Envuelta en esta oscura maraña informativa que parecía llegar sin descanso a través de cualquier vía de comunicación, comencé a recordar un episodio acaecido durante mi infancia en aquella ciudad que me vio crecer.

Allá por finales de los ochenta o a inicios quizá de los noventa otra furgoneta merodeaba los alrededores de los colegios tomando fotografías eso sí de los menores a los que se iba a secuestrar para posteriormente vender sus órganos en el mercado negro.

Creo recordar, que por entonces de Europa nos llegaban trágicas noticias de un conflicto desatado en los Balcanes; y no es recuerdo banal este, ya que los conductores de estas furgonetas procedían de estos lugares que muchos, no sabíamos aún situar en el mapa.

Jamás olvidaré el pánico que nos causaba ver circular cualquier furgoneta por las calles de la ciudad de Fuenlabrada ya que todos nos sabíamos testigos de los macabros reportajes fotográficos.

El paralelismo entre el caso de la furgoneta conducida por magrebíes, según algunos, y la furgoneta conducida por ciudadanos de la castigada zona de los Balcanes era tan evidente que me llevó a pensar en que probablemente nos encontrábamos ante lo que seguramente es: UN BULO.

La mayoría de estas historietas carecen de ubicación real en ellas no se precisa un espacio y un tiempo determinados. Son atemporales resultándoles más fácil así repetirse una y otra vez.

Muchas veces, versan sobre temas que inciden en nuestros temores a modo de gancho fácil, captando irremediablemente nuestra atención.

Jamás citan fuentes oficiales, las fuentes citadas siempre son difusas, siendo imposible comprobar la autenticidad de las mismas…

Según el diccionario de la Real Academia Española de la lengua (RAE), un bulo es una noticia falsa propalada con algún fin.

Ante tal definición no paran de asaltarme ciertas preguntas: ¿Con qué fin se crea una alarma de este tipo? ¿Por qué siempre se acusa al otro, al que creemos diferente?

¿Tan fácil es acallar nuestra conciencia crítica con noticias gancho que estamos predispuestos a creer?
Bueno es avisar a nuestros hijos de los peligros que nos acechan, pero como dijo un sabio filósofo, no nos excedamos en dicha tarea ya que en el medio está la virtud.

Esther Rodrigo Núñez

About The Author

1 Comment

  1. Elomar

    Cuanta verdad Esther.

X Aniversario Coronación Inmaculada Concepción

ENTREVISTA jOSE FRANCISCO MORENO MORENO ATLETA TORREJONCILLANO

Fotografías de Torrejoncillo 2017

16831833_1439545902743994_4040546898976441503_n 17264690_1648853938464091_6774470739077062127_n 17796162_1476484422364255_574744940093437214_n 17799451_1484826844882566_7765163684039329614_n 17904401_1454222184649246_236142932274359473_n 18118647_1713937345299506_4356167146911121910_n 21768476_1651053991573963_670507059625304823_n 22196198_1678201175545131_2510400102848784601_n 24294421_1760520894014782_7142834956226634448_n

Normas en TTN

Existen unas normas que se deben cumplir, por favor leelas antes.

Normas en TTN