Construcciones y Reformas Hermanos Cordero promociona a TTN

I have a dream…

Escribir es llorar, dijo alguien contemplando el panorama de una vida cada vez más despojada de sonrisas y con la esperanza pintada de un verde desteñido, a la que poco quedaba ya por esperar.

Escribir es llorar…Llorar cuando cae  la tarde y no te queda más gesto que cerrar la puerta y repasar, a solas, mecánicamente, las puntas descosidas del día; y ves, que por mucho que te empeñes, cada vez  queda menos tela que zurcir.

“Se murió el malvado, y lo matamos nosotros”, decía un eufórico ciudadano norteamericano, nada más conocer la noticia del asesinato de Osama Ben Laden.

Cuando celebramos la muerte de alguien, por muchas ínfulas de asesino que tenga, como si de un éxito futbolístico se tratase, vamos mal, algo falla en el código ético de algunos.

Por lo visto, con arreglo a alguno de estos códigos éticos, los EE.UU se consideran con derecho a hacer , literalmente, lo que se les plante por los mismísimos…códigos, se entiende.

Cuando en 2009, la Academia Sueca, sorprendió al mundo al conceder, fuera de todo pronóstico, el Nobel de la Paz a Barack Obama, porque según ellos, el flamante dirigente de la nación más poderosa del mundo, había hecho «extraordinarios esfuerzos para fortalecer la diplomacia internacional y la cooperación entre los pueblos”, algunos pensamos que era demasiado pronto para considerarlo heredero de Martin Luther King.

Y  lo sigo pensando, a Obama, que se llenaba la boca en el discurso que pronunció ante la Academia de defender ese concepto tan extraño de “guerra justa”, le viene grande ese galardón:

“Soy prueba viviente de la fuerza moral de la no violencia. Sé que no hay nada débil, nada pasivo, nada ingenuo en las convicciones y vida de Gandhi y King. Pero en mi calidad de Jefe de Estado que juró proteger y defender a mi país, no me puede guiar solamente su ejemplo. Enfrento el mundo como es, y no puedo cruzarme de brazos ante las amenazas contra estadounidenses. Que no quede la menor duda: la maldad sí existe en el mundo. Un movimiento no violento no podría haber detenido los ejércitos de Hitler. La negociación no puede convencer a los líderes de Al-Qaida a deponer las armas”.

Será por eso que lo han liquidado a tiros, en lugar de hacer gala de su humanidad  y darle la oportunidad de juzgarlo por todas las atrocidades que cometió, y que seguirán cometiendo sus fanáticos seguidores; porque como decía Luther King: “ Utilizando la violencia, podéis asesinar al rencoroso, pero no podréis matar al odio…El odio no puede esconder al odio: sólo el amor puede hacer esto”

Dice Obama que el mundo es hoy, ¡dónde va a parar!, mucho más seguro, y todo ello, porque los EE.UU. de Norteamérica, han defendido la seguridad mundial con la sangre de sus ciudadanos y el poderío de sus armas. Un amor que ya estamos cansados de que nos demuestren a diario.

Si no puedes negociar con tu enemigo, mátalo y haz que las naciones celebren ese acto como una gran victoria, cuando sabemos perfectamente que puedes matar al perro, pero en este caso, no vas a acabar con la rabia; pero, pese a todo, “…ha sido un buen día para los EE.UU.”, y también para el mundo, señor Obama, ¿alguien lo duda?

Pues sí, yo sí lo dudo. No entiendo cómo es posible que sigamos aún poniendo en práctica preceptos tan injustos como la vengativa Ley del Talión.

Nunca el fin puede justificar los medios. Nunca podremos llegar a la Paz por los caminos de la violencia o esa cosa tan rara de la “guerra justa”. A los asesinos, hay que juzgarlos e imponerles la pena que se merezcan con arreglo a justicia.

No puedo alegrarme ante la muerte de un semejante, incluso aunque éste sea un asesino en grado superlativo, como es el caso del tal Osama. Sigo creyendo en la justicia y abomino de los “ángeles justicieros” que exterminan vidas, como se presenta ante el mundo el señor Obama y los que celebran jubilosos la noticia.

No podemos tomarnos la justicia por nuestra mano, y hacer después un ejercicio de cinismo, justificar que lo mataron porque se defendió a pesar de que no estaba armado, y que no muestran fotos del cadáver porque son tan fuertes que herirían nuestra sensibilidad de humanos. Y nos muestran una y otra vez la acertadísima “Operación Gerónimo”, digitalizando el momento con todo lujo de detalles, como si estuvieran promocionando el videojuego del verano.

¡Qué forma más rara tiene usted, señor Obama, de hacer justicia, entrando a la chita callando en un país ¿soberano? para cargarse al criminal de Ben Laden, que lo es por supuesto; pero perdóneme usted, no creo que éstos sean los métodos más adecuados viniendo de un país tan civilizado como es el caso del que usted dirige. ¡Y luego nos echábamos las manos a la cabeza  con  Bush y  los  modales de un  Aznar aprendiz de vaquero!

Sinceramente, no sé cómo los que así proceden pueden gozar de un sueño tranquilo y reparador cada noche y levantarse como si nada. Ya lo decía Gandhi, y estamos viendo que no le faltaba razón: “Ojo por ojo, y el mundo acabará ciego”. Lo veremos, más pronto que tarde.

Aquel sueño que una vez tuviera Martin Luther King, terminará por hacerse añicos, definitivamente.

En uno de sus versos, Luis García Montero dice: “…la vida no es un sueño”. Visto lo visto, lleva más razón que un santo. Será por eso, que algunos han dejado de soñar y se han dedicado a impartir  justicia aplicando a tiro limpio la “bendita” Ley del Talión; aunque no creo yo que el Señor Obama, haya tenido la suerte de leer a García Montero, y encima tener la gran dicha de entenderlo.

Pese a cómo se está poniendo esta vida, no entra en mis planes más inmediatos dejar de soñar. Seguiré alimentando mis sueños, aunque tenga que ser desde el silencio. Porque hacen falta sueños para seguir caminando por el camino hacia la utopía. Sé que ese camino se estira y se estira, y es posible que nunca lleguemos a ella, porque aunque sabemos que el horizonte está ahí, tal vez nunca lleguemos a tocar el horizonte; pero como dijo Fernando Birri, “la utopía sirve para caminar”, para no perder la esperanza, para seguir alimentando aquel sueño de justicia y paz que una vez tuvo el valor de expresar en voz alta Luther King.

Aún me quedan sueños por zurcir y, puntada a puntada, voy caminando. Y sé que aunque el camino se alargue, también se alargarán mis sueños.

Sé que para muchos, los utópicos somos seres peligrosos porque nos empeñamos en seguir  caminando, por eso se empecinan en encerrar  nuestros sueños en los armarios blindados del olvido.

Pero yo soy cuidadosa, y cada noche, cojo el bajo a los sueños rebeldes que se van saliendo de madre, y como buena utópica, tengo la precaución de que no vayan dejando una estela de peligrosos imposibles en el suelo.

Mª José Vergel Vega

Construcciones y Reformas Hermanos Cordero promociona a TTN

About The Author

4 Comments

  1. juli

    Por cierto,una pregunta:¿qué habría pasado si Felipe González hubiese dado la orden de matar a la cúpula de ETA cuando tuvo oportunidad?¿Cómo lo habríamos tratado?…..
    No al terrorismo de Estado¡¡¡

  2. Pepa

    «La persona utópica es, esencialmente, una persona realista, ya que hace reales, porque los vive, los ideales a los que aspira y, lejos de ser un iluso o un soñador, es siempre alguien despierto y lúcido que despierta y aviva la conciencia de otros» (José Mª Toro Alé)
    Esto es lo que yo entiendo por ser utópico, por si no me hubiera explicado con claridad.
    Entonces, ¿Es necesaria esa «guerra justa» para que la historia no llegue a su fin? ¿De verdad crees que la igualdad y la justicia están en el polo opuesto a la libertad? ¿Para que existan unas hay que sacrificar la otra y viceversa?
    ¿Hay alguien que no sea un poquito utópico? Ante todo, ,los utópicos son todos y cada uno de aquellos hombres y mujeres a los que les mueve el entusiasmo. Si yo no fuera un poco o un mucho utópica, hubiera dejado de hacer muchas cosas en esta vida.
    Me niego a conformarme con que unos sufran para que otros vivamos a cuerpo de rey. Me niego a tolerar que los hombres podamos decidir sobre la vida de nuestros semejantes, incluso aunque sean unos  asesinos redomados.  Mi código moral no me  lo permite.
     

  3. juli

    No,si al final tendremos que alegrarnos de que sigan utilizando la tortura,de la justicia a lo lejano oeste de los yankees…..
    Todo esto suena a una excusa para justificar la existencia de Guantánamo,elevar la popularidad de Obama…..
    Pd.:el Nobel de la Paz está en buenas manos(nótese mi ironía)

  4. horter

    Una utopía global de paz mundial es con frecuencia considerada uno de los finales de la historia posiblemente inevitables.
    Y es que, cada vez, los pensadores parecen más convencidos de que igualdad y justicia, por un lado, y libertad por otro, constituyen los dos extremos incompatibles de un mismo eje, por lo que el aumento de uno supone inevitablemente la disminución de la otra. Así que las utopías, sociedades igualitarias y justas, sólo son realizables aplastando una gran parte de las libertades individuales.

COMERCIO EN TORREJONCILLO Y VALDENCÍN

X Aniversario Coronación Inmaculada Concepción

OFRENDA FLORAL A CABALLO A MARÍA INMACULADA TORREJONCILLO 2019

Fotografías de Torrejoncillo 2017

15589555_1448870091811575_584753780314161203_n 16105639_1400048556693729_5685545731025776053_n 17190788_1454956694536248_2907669244534066621_n 17264768_1457365830962001_1070774177699099473_n 17352567_1461983300500254_1927508210332325576_n 19510087_1789090541117519_5377589509898840514_n 21433103_1659923467372902_8390453461554567188_n 22449902_1668907356455293_8027301228098819506_n 22894168_1926482270711678_8394442417090865615_n

Normas en TTN

Existen unas normas que se deben cumplir, por favor leelas antes.

Normas en TTN

ENCAMISÁ DE TORREJONCILLO AÑO 2019