Punto de vista del toro

Punto de vista del toro

PlazaCatedralExiste una gran polémica entre taurinos y anti taurinos, con todo lo que conlleva de denuncias y manifestaciones. El quid está en preguntarse: ¿sufre el toro?

No todos los festejos son iguales, en algunos puede haber agresión, pero en la mayoría de las fiestas taurinas de nuestros pueblos el toro va por libre, sin ataques de los humanos que se arriesgan por el placer que produce la descarga de adrenalina ante el miedo y el peligro que supone acercarse al toro. Si acaso, ¿el toro puede sentir estrés, miedo, agobio? ¿Sabe un animal lo que es eso? ¿Puede pensar que lo usan para el espectáculo y que al final lo espera la muerte? Desde luego que no.

Los artículos sobre los toros siempre se escriben desde el punto de vista de las personas. En este he querido meterme en la piel del animal.

En las fiestas de San Juan, contemplo desde casa los toros que, mañana, tarde y madrugada, acuden a la Plaza de la Catedral. Raro es el día que no acuden. En medio de la, plaza, el toro sólo y sin ataduras, es observado por numerosas personas; algunos, osados, se arriman al astado que no sabe para qué está allí ni por qué tanto jaleo a su alrededor. Él pastaba tranquilamente en los verdes campos extremeños o andaluces, el lugar no viene al caso. De pronto, se ve separado de la manada, encerrado en un incómodo cajón de madera, subido a un camión y soltado en otro sitio, no es el campo sino un corral. Poco después, oye un ruido sordo (un disparo al aire) y le abren las puertas de la libertad; sale arropado por unos mansos que lo escoltan, como a un reo. Y corren y corren ─mansos y toro─ por las calles largas y estrechas de Coria, rodeados de gran algarabía y gentes que lo miran desde unas vallas, como cuando pasa la comitiva real.

Y de nuevo lo encierran y queda solo, y de nuevo, horas después, una puerta se abre ante él. Lo citan, lo llaman; ahora está en una plaza de tierra, rodeada de barrotes. Imposible escapar. Unos bultos ágiles lo recortan, lo engañan, y él corre detrás de ellos.

Ve cuatro puertas abiertas, huye, busca el sosiego de su campo sin hallarlo, sólo calles sin salida con suelo duro que recalienta las pezuñas, y bultos que hacen ruido y corren y lo llaman. En esa búsqueda de libertad, recorre calles y plazas del recinto amurallado. Hasta que el cansancio le abate.

Sólo cuando se queda quieto siente una descarga en un anca. Una vara larga le mete algo en sus carnes, se estremece, da un respingo y huye de allí. Por instinto, trata de escapar y sale corriendo. Se detiene para tomar aliento y una lluvia mansa, que es un bálsamo para sus carnes, le riega durante un rato. Se queda quieto, disfrutando del agua benéfica de una manguera hasta que un trapo rojo lo cita y él, de casta bravía, como el de la canción, se arranca y corre de nuevo y llega a los mismos sitios, como en un laberinto.

Ocurre, a veces, que se le pone delante un bulto y él, que es un animal, no distingue lo que es, sólo que algo entorpece el camino hacia su dehesa o, quizás, debe defenderse de aquellos que lo acosan, y arremete. Hasta que el reloj de la catedral desgrana diez campanadas. El toro oye un disparo y todo se nubla ante él.

Rosa López Casero

About The Author

3 Comments

  1. SUFRIMIENTO

    He releído el segundo párrafo y sigo pensando lo mismo, en todos los festejos taurinos el personal se divierte a costa del sufrimiento del toro,(en todos los festejos taurinos) si les produce una descarga de adrenalina comparada como cuando se tiran por un barranco, o la practica de cualquier otro deporte de riesgo, pero vuelvo a  repetir en estos no utilizan el sufrimiento de un animal, y lo que no comprendo en lo que te conozco que no veas y sientas que el animal esta sufriendo.

  2. Rosa López Casero

    SUFRIMIENTO: ¿Has leído detenidamente el segundo párrafo? Parece que no. El artículo expresa mi opinión sobre lo que creo que siente el toro durante el festejo, de ahí el título. Las personas que sueltan un toro no lo hacen por maltratarlo,creo, sino por disfrutar del placer del miedo que supone enfrentarse a ese animal suelto. No he dicho que esté ni a favor ni en contra pero respeto tu opinión.

  3. SUFRIMIENTO

    Rosa;que descripción más superficial haces de la fiesta  en el que el toro es el protagonista,¿los animales no tienen sentimientos?  por supuesto que tan evolucionados como los humanos: no, pero tienen instintos, quítale a  cualquier hembra su cría, un perro sabe bien quien lo quiere y quien lo maltrata, a cualquier animal si le pegas chilla, y así te pondrá poner muchos más ejemplos, mi interpretación personal  de todo esto , a lo que que le puedo poner muchos peros pero el peor de todos es que un gran numero de personas se diviertan viendo sufrir a un animal o tu ¿no lo ves sufrir ? por eso que es un animal y no tiene sentimientos.

X Aniversario Coronación Inmaculada Concepción

ENTREVISTA jOSE FRANCISCO MORENO MORENO ATLETA TORREJONCILLANO

Fotografías de Torrejoncillo 2017

16473473_1418164714862893_2949885717882912986_n 18033357_1704442769582297_4008768752456506419_n 18034314_1706707672689140_7225618045903026295_n 18670799_1541895362509047_4941849215032111266_n 18922109_1552709538094296_701365342688002502_n 20265033_1607120179319898_8906145288089195796_n 22046702_1672754999423082_2131715670574768719_n 22050137_1656449894367706_2088092676251615023_n 22894157_1683284338350928_5318469112051155075_n

Normas en TTN

Existen unas normas que se deben cumplir, por favor leelas antes.

Normas en TTN