Palabras para Josefa

Palabras para Josefa

 

“Todos tenemos un deber de amor que cumplir,/una historia que nacer/una meta que alcanzar”

(Gioconda Belli)

CUADERNOS JULIACuando era chiquita me daba una vergüenza terrible mirar a los ojos; me ponía tan colorada, que se me saltaban las lágrimas. Hoy me sigue costando, lo confieso; pero hay personas como imanes que hacen que tus ojos las miren sin pudor, encontrando en ello una calma inexplicable.

¡Fue tan lindo  mirar a Josefa, abandonarse a sus ojos, cuando la encontré bajando la escalera del “Vía Dalmacia”! Ella acababa de terminar su entrevista con Carlos, y yo llegaba con el corazón acelerado y la mirada húmeda. ¡Fue tan fácil decirle que sus palabras me habían puesto un pellizco de emoción en el corazón!

Josefa no dejó ni un solo momento de sonreírme, sobre todo con los ojos, ¡los tiene tan hermosos!

Me abrazó, y yo me sentí la persona más dichosa del mundo. Hay abrazos mulliditos, en los que se pone toda el alma. Así fue el abrazo de Josefa.

Le prometí, para pagarle todo lo que me había dado en aquella mañana de sábado, escribirle unas palabras de agradecimiento.

Y aquí están, brotando a borbotones, sirviendo como bálsamo para suavizar los embates de la vida; espero que de la mía y de la vuestra.

Hoy mi Cuaderno de Hadas guarda la memoria de aquel instante en que sentí un qué sé yo, que me brotó de las tripas y fue directamente al corazón, del que ha hecho su casa.

Personas como Josefa hacen que agarres con fuerza el pensamiento de que otro mundo más justo es posible.

Josefa es una torrejoncillana que no tuvo más remedio que irse a “hacer las Américas” junto con sus padres, como tantas familias en aquella oscura posguerra. Cuenta emocionada, que una maleta y un baúl fueron todo el equipaje que , en aquel difícil 1951, los acompañó hasta la Argentina.

Atrás quedaron , sumidos en el recuerdo y en la melancolía, los alegres huertos de su pueblo que veía desde la ventana.

Cuenta que un italiano vendió a su padre un  terreno. A partir de ahí su vida y la de los suyos, ha consistido en trabajar y trabajar.

Con su voz dulce, con ese empalago con que te va ganando su acento argentino de Córdoba, te va metiendo en el bolsillo y bendices que sea tan humilde. Le agradeces que comparta ese mensaje de esperanza que lleva por bandera: nunca hay que conformarse, hay  que luchar aunque en ocasiones te sientas vencido. Quien lucha, termina por hacerse un sitio en el mundo.

Josefa confía en los hombres y mujeres sencillos que se entregan a los demás y que saben que es así como a uno se le ensancha el alma.

Esta mujer dulce lleva veinte años dándose a los demás, siendo solidaria y colaborando con Cáritas en la tierra hermosa en la que vive, donde recuerda a las cigüeñas que veía desde su casa torrejoncillana.

Veinte años que son muchos, pero que no son nada, cuando los ofreces a los demás con entusiasmo. Veinte años confiándose a San Cayetano, Patrono del Pan y del Trabajo, como a ella le gusta aclarar.

Pan y Trabajo que dignifican la vida del hombre.

Veinte años remediando, en lo posible, a base de “bolsones” de comida la vida de semejantes suyos y nuestros que tienen la puñetera y remala suerte  de vivir en “Villas-miseria”.

Veinte años …y sigue sonriendo y se sigue ilusionando con lo que hace. Tiene razón Carlos, cuando en un momento de la entrevista, dice que Josefa es “pura dinamita”.

Josefa sonríe de manera incansable, porque sabe que la sonrisa cura las heridas de quien la recibe.

Pocos rostros hay tan dulces como el de Josefa, esta mujer sencilla que, evocando a Alberto Cortez , dice que ni es de aquí ni de allí, porque es de ambos sitios y en los dos se la quiere.

Se emociona al hablar del Papa Francisco, en el que muchos críticos con el papel que estaba desempeñando la Iglesia en nuestro tiempo, dándose más al lujo  que a los que sufren, hemos puesto, y me incluyo entre ellos, nuestra esperanza.

¡Cómo no quererlo!-dice Josefa-, si habla de la humildad, de la caridad…si ha trabajado con gente cartonera, con los que rebuscan en los contenedores un mal alimento que llevarse a la boca. ¡Cómo no querer a este hombre sencillo, que no le importa llevar unos zapatos con medias suelas regastadas! Zapatos de andar por la vida ,llana y sencilla, de los hombres  corrientes.

¡Cómo no querer a Josefa y hacer del testimonio que nos ha regalado , la oración humana que nos eche a andar cada día!

Ella se siente bendecida por Dios a través de  este viaje que le han regalado sus hijos, que le ha permitido ver de nuevo su pueblo querido, a su inseparable tía Hortensia …y las cigüeñas, y los huertos…

Nosotros nos sentimos bendecidos por su mirada sincera y llena de amor, por su sonrisa inolvidable, por la historia hermosa de su vida que ha querido compartir con nosotros.

¡Qué bueno que viniste, Josefa! ¡Qué lindo, a través de estas palabras saborear los recuerdos de estos días!

Cuando abro hoy mi Cuaderno de Hadas, me envuelve el llanto melancólico del bandoneón, que acompañará ya para siempre las sencillas palabras , que esta humilde aprendiz de escritora,  debía a Josefa.

 

Mª José Vergel Vega

 

About The Author

1 Comment

  1. Gloria Gil

    ¡Me encanta! Tienes una gran facilidad para describir sentimientos y percepciones, cosa que no es nada fácil. Felicidades.
    Un abrazo

X Aniversario Coronación Inmaculada Concepción

OFRENDA FLORAL A CABALLO A MARÍA INMACULADA TORREJONCILLO 2019

Fotografías de Torrejoncillo 2017

15894958_1398262083539043_327164093575740734_n 16105639_1400048556693729_5685545731025776053_n 17352094_1463041410394443_8592885057003905469_n 18622233_1522787644400599_8149241509885817558_n 20265033_1607120179319898_8906145288089195796_n 20620779_1617480058283910_1391133559785558920_n 21768476_1651053991573963_670507059625304823_n 22405570_1667273126618716_4882466243833001251_n 24232445_1760520837348121_4680794506072693154_n

Normas en TTN

Existen unas normas que se deben cumplir, por favor leelas antes.

Normas en TTN