Construcciones y Reformas Hermanos Cordero promociona a TTN

Conrado, «el eterno maletilla», vuelve a torear tras la cogida sufrida hace dos años en Torrejoncillo

El pueblo de Torrejoncillo y en especial sus fiestas de agosto han sido siempre un lugar y una fecha marcadas en el calendario de Conrado Abad, más conocido por todos como «el eterno maletilla», aficionado a las fiestas populares relacionadas con el mundo del toro y con más de medio siglo de presencia en el Carnaval del Toro de Ciudad Rodrigo. Hace un par de años tuvo que renunciar a su principal afición tras ser corneado por un astado de la ganadería Hnos. Pérez Escudero en la tercera madrugada de las fiestas de agosto de Torrejoncillo, estremeciendo a todos los presentes en el festejo taurino nocturno.

El pasado viernes 28 de enero, dos años y medio después de aquel susto y ya con 84 primaveras, aprovechó el homenaje que le rindió «El Bolsín Taurino Mirobriguense» para volver a ponerse delante de las vacas, matando un gusanillo que llevaba más de ochocientos días sin poder saciar. La Tribuna de Salamanca ha recogido hoy esta noticia y, pareciéndome bastante interesante, no he dudado ni un segundo en compartirla con vosotros, los lectores de TTN:

.

«Ni el frío, ni el día desapacible impidieron que Conrado Abad, Conrado para todos, el eterno maletilla, cumpliese ayer su sueño. Con 84 años cumplidos y más de medio siglo de presencia en las fiestas de Ciudad Rodrigo, el eterno maletilla volvió a ponerse delante de las vacas en una emotiva jornada en la que sus paisanos adoptivos, amigos, compañeros, aficionados y numerosos profesionales quisieron rendirle homenaje.Casi medio millar de personas acudieron ayer al prólogo de la 54 edición del Bolsín Taurino Mirobrigense que, aprovechando el homenaje a uno de sus personajes más clásicos, quiso reunir a finalistas y triunfadores del certamen de promoción más antiguo de España.

La jornada, organizada por la familia bolsinista en colaboración con torosturismo.com, sirvió para reivindicar también una filosofía de vida, de afición, de apoyo a los chavales que empiezan, de lucha por alcanzar un sueño y de hermandad entre los mirobrigenses.

Pocos quisieron faltar a una jornada plena de emoción. Los actos se inauguraron con una mesa redonda en la que estuvieron presentes el exalcalde de Ciudad Rodrigo, Miguel Cid Cebrián, en representación de la familia bolsinista, el ganadero Javier Sánchez Arjona y los diestros Flores Blázquez, José Ignacio Sánchez y Javier Castaño, así como la novillera retirada Perla Piña, que se clasificó como finalista en 2001.

Tras repasar la evolución histórica del certamen, llegó el turno de reencontrarse en el ruedo. El hotel Conde Rodrigo II, donde a partir de la próxima semana comenzarán a probarse los 50 aspirantes de este año, fue testigo de un tentadero especial, en el que ganadores de varias épocas, de 1981 a 2007, se impusieron al frío para demostrar que quien tuvo, retuvo. El vallisoletano Jorge Manrique, el madrileño César Jiménez y los salmantinos Andrés Sánchez, José Manuel Zamorano y Damián Castaño aprovecharon las virtudes de las vacas de Santos Alcalde, con gran nobleza. Manrique destacó toreando con la zocata, Sánchez con el capote, Castaño por su voluntad y tesón, Zamorano en una faena a más y un dispuesto Jiménez recibieron las ovaciones de los cientos de personas que acudieron a la llamada de la familia bolsinista.

Sin embargo, el momento más emotivo llegó con la segunda vaca. Aunque le correspondía a Andrés Sánchez, segundos antes de darla puerta apareció Conrado, con una muletita, y se colocó en una tronera del burladero. Su curtida figura asomó entonces por la piedra buscando la ocasión de volver a ponerse delante, de agradecer el cariño de sus amigos y de matar ese veneno que desde que tenía 16 años lo llevó a abandonar su casa persiguiendo un sueño. Y Andrés, que le había brindado la actuación, le cedió el turno, pidió que cerrasen la vaca en un burladero y Conrado, el eterno maletilla, se puso delante un par de series ante el asombro y la alegría no sólo del eterno maletilla, si no de todos sus amigos y compañeros. Emocionado, satisfecho y, sobre todo, inmensamente feliz, Conrado recogió la última ovación en el ruedo.

Después llegaron muchas más en una comida homenaje en la que el eterno maletilla narró, con emoción, su historia. Fue el broche a una jornada de campo en la que los bolsinistas le regalaron una estatua con la figura del maletilla, el alcalde de la ciudad mirobrigense, Javier Iglesias, le entregó un cuadro con el escudo de la ciudad, y en el que torosturismo.com y el escultor Antonio Casares de la Riva le hicieron entrega de varios recuerdos. Incluso César Jiménez, que habló en representación de los matadores de toros, emocionó al eterno maletilla recordando cómo se conocieron y definiendo su afición como la pasión del toreo frente a lo material. Un ejemplar de bohemia y de sencillez en la vida. La felicidad y la libertad”.

Pero el momento más intenso llegó cuando el propio Conrado tomó la palabra para agradecer el cariño de sus vecinos, compañeros y amigos. “Nunca pensé que iba a recibir tanto elogio cuando salí de mi casa”, confesó el eterno maletilla, que a continuación relató una vida ligada al toro y a las capeas. “Un día, hace 65 años, vive a esta provincia con un fin, quería ser torero. Cuando era niño jugaba al toro y cuando me hice mayor, a los 16 años, me distancié de mi familia, en su contra, para conocer el toro”, confesó Conrado. “Me fui a Sevilla y empezaron las vicisitudes. Dormía en la estación de trenes y para comer llevaba las maletas a los viajeros que llegaban. Un día vendí la ropa que tenía y me compré una muleta, y aunque iba a las fincas, no pude torear y me dieron ganas de volver a mi casa”.

Tras pasar por Bilbao, donde llegó a torear de luces, Conrado recaló en Salamanca, donde le aconsejaron que fuese a Robliza de Cojos.
“Hice noche en un pajar pero pude torear. Aquí los señores ganaderos eran distintos, me daban de comer, de dejaban dormir y podía torear”, asegura. Después llegó Ciudad Rodrigo, donde ha pasado “de ser un aficionado a los toros a ser uno más de la familia”. Querido por sus vecinos, ni siquiera el no poder matar el novillo de las fiestas en 1963, cuando ganó el Bolsín, le restó el respeto de quienes lo consideran un mirobrigense más.

Tras dos años sin torear, apartado de los ruedos por una cornada sufrida en Torrejoncillo (Cáceres), Conrado asegura que tal vez “haya perdido el ruedo, pero he conseguido, entre otras cosas, muchos amigos”. Palabra de bohemio, que recibió una atronadora ovación.»

.

Fuente: Mario Juárez (Ciudad Rodrigo); Tribuna de Salamanca

Noticia en Diario ABC


About The Author

1 Comment

  1. Guardado

    Animo Figura, eres Grande. Ojala vengas otra vez a Torrejoncillo… o en Coria que te podamos volver a ver.
     
     

X Aniversario Coronación Inmaculada Concepción

ENCAMISÁ DE TORREJONCILLO AÑO 2019

OFRENDA FLORAL A CABALLO A MARÍA INMACULADA TORREJONCILLO 2019

Fotografías de Torrejoncillo 2017

15589555_1448870091811575_584753780314161203_n 16105639_1400048556693729_5685545731025776053_n 17190788_1454956694536248_2907669244534066621_n 17264768_1457365830962001_1070774177699099473_n 17352567_1461983300500254_1927508210332325576_n 19510087_1789090541117519_5377589509898840514_n 21433103_1659923467372902_8390453461554567188_n 22449902_1668907356455293_8027301228098819506_n 22894168_1926482270711678_8394442417090865615_n

Normas en TTN

Existen unas normas que se deben cumplir, por favor leelas antes.

Normas en TTN

ENCAMISÁ DE TORREJONCILLO AÑO 2019