La fascinante migración de las aves

La fascinante migración de las aves

En tanto que somos humanos, somos curiosos, y desde la antigüedad una de nuestras mayores obsesiones ha sido conocer el funcionamiento de la naturaleza que nos rodea. Sin duda, de todos los seres que encontramos en ella, han sido las aves las que más interés han despertado en el hombre porque, díganme, ¿quién no ha deseado tener alas alguna vez? Desde bien antiguo, nos ha llamado la atención la forma en que aparecen y desaparecen de nuestros campos a lo largo de las estaciones. Esto es: sus migraciones.

La migración ha sido objeto de estudio de multitud de sabios y eruditos a lo largo de la historia, habiendo para ella multitud de explicaciones de lo más curiosas. Ya en la Antigua Grecia, intelectuales como Aristóteles, se interesaron por el fenómeno e intentaron darle explicación. Éste, en su obra “Historia de los Animales”, dice que algunas aves en respuesta al frío, responden desplazándose hacia zonas más cálidas, mientras que otras, como las golondrinas, lo hacen escondiéndose en el barro hasta que vuelven las temperaturas más agradables con la llegada de la primavera. Aún en el siglo XVIII, un naturalista tan reconocido como Linneo, mantenía esto último, aunque suene a broma.

Pero no creáis que solo ha sido un tema de interés para los intelectuales. Nada más lejos de la realidad. La migración de las aves ha llamado la atención de las clases populares de igual modo, por lo que la sabiduría popular también ha aportado explicaciones sobre su porqué. Ya veréis, ya… Por ejemplo, en algunas zonas de Castilla, se creía que las abubillas, al llegar el invierno, se escondían en los agujeros de los árboles y sobrevivían hasta la siguiente primavera alimentándose de sus propios excrementos. En otras zonas, se tenía la creencia de que, llegado el invierno (cuando marchan a sus zonas de invernada las aves estivales), los cucos se transformaban en gavilanes. Esta última teoría de la transmutación tampoco tenía nada de nuevo, ya que también se le ocurrió siglos atrás al mencionado Aristóteles.

Una vez vistas estas curiosas teorías a modo de introducción, llegamos al conocimiento actual de la migración. Tras años de estudio, sabemos que las aves se desplazan de unas zonas a otras que les son más favorables durante una determinada estación para aumentar sus probabilidades de supervivencia. Así, en nuestras latitudes, hay ciertas especies de aves que, al llegar los primeros fríos, emprenden un viaje hacia tierras más cálidas donde pasar el invierno, deshaciendo de nuevo el camino andado con el comienzo de la primavera. Y esta estrategia es empleada por diferentes especies sin importar el tamaño, desde pajarillos de apenas unos gramos de peso hasta aves de tamaño más que considerable como los gansos o las grullas.

Muchas de estas especies realizan viajes interminables, de miles de kilómetros y en ocasiones teniendo que superar obstáculos que a nosotros nos pueden parecer insalvables, como océanos o grandes cordilleras. Entre algunos de los casos más espectaculares, al menos a mi parecer, tenemos los viajes del mosquitero musical, el vencejo pálido o el tarro canelo. Veamos un poquito más sobre ellos si os parece bien.

El caso del mosquitero musical es asombroso por su pequeño tamaño (apenas 9 gramos) y la magnitud de su viaje. Este pajarillo inverna en el África subsahariana y durante la migración de primavera hasta alcanzar sus zonas de cría en el Norte de Europa, recorre cerca de 4000 km. Pero aún más impresionante es la velocidad con que lo hace. Así, gracias a un individuo que se anilló esta primavera en Murcia en su viaje hacia Suecia y fue capturado de nuevo allí, se ha descubierto que apenas tardan 10 días en cubrir la mitad de su viaje. Díganme si no es increíble.

El vencejo pálido es otro viajero incansable, una máquina hecha para volar. Estas aves pasan con nosotros todo el verano y nos abandonan una vez acaba para dirigirse a sus zonas de invernada en África, pero hasta hace poco se desconocía exactamente dónde. Este mismo año, se ha podido descubrir gracias a varios individuos equipados con un geolocalizador a modo de mochilita (foto). Este aparatito de tan solo 0,6 gramos de peso proporcionaba información sobre la localización del pajarillo en cuestión, permitiéndonos conocer que estos vencejos pasan el invierno en Nigeria y Benín, a unos 4000 km de nuestras tierras.

Vencejo pálido con geolocalizador

Por último, y no menos impresionante, la migración del tarro canelo. Recientemente se ha podido conocer que esta ave es capaz de alcanzar durante su migración alturas de vuelo de hasta 6800 metros, ya que durante su viaje, atraviesa una de las mayores cordilleras del mundo, el Himalaya. Todos hemos oído hablar a los montañeros de las complicaciones que le supone al cuerpo humano el tener que lidiar con la falta de oxígeno a estas altitudes, así que piensen para el organismo de un ave.

Nos encontramos a mediados de septiembre, cuando el paso migratorio se intensifica, así que os animo a que salgáis al campo a disfrutar del espectáculo. Nos encontramos en una zona privilegiada como es Extremadura para disfrutar del paso de especies tan maravillosas y emblemáticas como nuestra cigüeña negra. Es más, en la puerta de casa tenemos el embalse donde en las últimas fechas se ha podido disfrutar de especies como el flamenco, el tarro canelo (del que os hablé antes), las elegantes avocetas o los simpáticos correlimos de Temminck. Así que, si podéis, no dudéis en salir al campo y disfrutar de ellas. ¡Aún estáis a tiempo de disfrutar de la migración! 

Juliá Cabello Vergel

 

Noticias relacionadas:

About The Author

1 Comment

  1. María José Vergel Vega

    Muy interesante el artículo. A mí particularmente siempre me han llamado la atención los vencejos, siempre volando de manera incansable. En mi casa tenemos historias muy bonitas de vencejos pequeñitos que caen al patio. Hemos alimentado a más de uno y por ahí andarán volando todavía. Gracias Juli Cabello Vergel por acercarnos a la vida de estos seres que comparten el mundo con nosotros. Ójala que los cuidemos como se merecen.

MAYORDOMO ENCAMISÁ 2017

PREGONERA ENCAMISÁ 2017

OFERENTE ENCAMISÁ 2017

Fotografías de Torrejoncillo 2016

4-Ángel Luís Hernández 19-Ángel Luís Hernández 22-Ángel Luís Hernández 25-Ángel Luís Hernández 41-Ángel Luís Hernández 63-Ángel Luís Hernández 67-Ángel Luís Hernández 88-Ricardo Rodrigo 102-Juan Claudio López

Normas en TTN

Existen unas normas que se deben cumplir, por favor leelas antes.

Normas en TTN