¡Caray con los avionis!

¡Caray con los avionis!

Roberto-Martín-Moreno-La-Columna

El avión de Rajoy
también está jerrugentu,
quisu traelu pa España
y se queó en el intentu.

Por la culpa de un Falcón
ha güeltu a cundil el pánicu
y a reinal la desazón
hasta que vinu un mecánicu.

No es fácil pa los Falconis
aterrizal en güen puertu,
por esu tenía Marianu
el sustu metíu en el cuerpu.

Se levantó rejilandu
a decili a una azafata:
«Unas cosas pai abaju
se man puestu de corbata.

Si me abri usté la puerta
me lanzu en paracaías,
que aquí dentru estoy en vilu
pensandu en las averías.»

De güelta otra vez a Irlanda
llevarun a nuestru presi,
por mí se puei queal
allí con los irlandesis.

Ya nos están sugeriendu
los que mandan en Bruselas
que hay que compral unu nuevu,
que esti trastu ya no vuela;

peru yo lo consideru
un cacharru inteligenti
por no querel devolvelnus
nuestru actual presidenti.

El ministru de defensa
le quitó hierru al asuntu:
«Don Marianu ya está a salvu,
no hay que dali ningún puntu.

No ha sufríu contusionis,
ni desmayus ni piteras,
peru la próxima vez
viajará por carretera.

A los amantis del riesgu
se les ha recomendau
montalsi en los avionis
oficialis del Estau;

peru antis de subilsi
se les jaci un llamamientu:
«No se os ocurra montarus
sin jacel el testamentu.»

Ya lo dici Don Felipi
y no le falta razón:
«Siempri voy cagau de mieu
cuandu montu en avión.»

Y es que siempri se la juega
y las pasa bien canutas
cuandu ve que no despega
o se va por otra ruta.

Y dicin quienis le esperan:
«Esti Príncipi es un casu,
cuandu vieni a visitalnus
siempri llega con retrasu.»

Esta última avería
fue un accidenti menol,
por esu yo me lo tomu
con sentíu del humol.

Y les digu antis de ilmi
¡caray con los avionis!
En esti dos mil catorci
sólu train que desazonis.

Roberto Martín Moreno

About The Author