El rodillo catalán

Cuando hay amenaza de naufragio económico, algunos quieren aprovechar para abandonar el vapuleado barco de España, carcomido por la broma ─ese molusco insaciable─ de la deuda, que amenaza con hundirnos si no acude la Unión Europea a rescatarnos.

Es cierto que los catalanes son muy trabajadores y emprendedores, y ahorradores también. Eso son virtudes que los honra. Pero ¿no son un poco insolidarios? Qué bien les viene cuando les ocurre una desgracia que papá Estado les saque las castañas del fuego. No se pusieron colorados cuando pidieron al resto de los españoles que aportáramos dinero para reconstruir el Liceo catalán destruido por el fuego. Ni ahora que necesitan una inyección de miles de millones para seguir adelante.

En la actualidad, que los azotan los vientos del desempleo y sus arcas están vacías, ¿por qué se empeñan en mantener la cantidad de embajadas que tienen abiertas por el mundo, y tienen que cerrar hospitales por carecer de dinero para sanidad y educación?

El rodillo catalán viene desde la guerra con Felipe V, que perdieron por posicionarse en el bando contrario; el rey, los castigó suprimiendo sus constituciones tradicionales y convirtiéndolos en provincias, dependientes de una administración centralizada en Madrid. No obstante, conservaron sus libertades y soberanía limitada. Sus argumentos: Cataluña es una nación con una historia, lengua, cultura y derecho civil propios. Se crecieron cuando el presidente Macià proclamó la República catalana, tras las elecciones del 31, que degeneró en un gobierno autónomo catalán después la negociación. El estatuto de 1932 la convertía en una región autónoma. En el 34, tras la insurrección, se proclamaron como Estat catalá y el presidente de la república, Niceto Alcalá Zamora, declaró el estado de guerra.

Franco, aunque los mimó demasiado (sabía que debía mantenerlos contentos y atarlos corto), sin embargo, con el ejército en la calle, hizo salir por pies, fuera de España, a su presidente y gente notable, y allí no se movía ni el Tato.

Es cierto que su modernidad social y económica es superior al resto de España desde el siglo XIX. Mientras la otra parte se anclaba en una España rural, los catalanes apostaban por a industria y la renovación. Fruto de su laboriosidad, aumentó considerablemente su población (con mano de obra extremeña, andaluza y gallega, entre otras) y ahora, sacan un considerable número de diputados, lo que les permite, en muchas legislaturas, hacer pactos con el gobierno para garantizar su gobernabilidad, aprobar los presupuestos o alguna ley importante; ocurrió con González y con Aznar, cuando no contaban con mayoría absoluta, pero a cambio de obtener grandes beneficios económicos y fiscales.

¿Es que sólo los catalanes pueden votar su futuro?¿No tenemos derecho el resto de los españoles a votar sobre «su segregación» de España?

Alegan que ellos ingresan de los que más ─que no los más─ a las arcas del Estado español. Dichosos ellos que pueden aportar tanto. Ojalá los extremeños pudiéramos pagar más porque sería señal de que teníamos muchos más ingresos. Lo que no dicen es que también reciben más que otras comunidades.

La independencia catalana es inviable jurídica y económicamente, y ellos lo saben: ¿acaso piensan los catalanes que saldrían ganando y vivirían mejor sin la teta del Estado Español, con lo que deben? ¿Creen que podrían sobrevivir como país independiente? Porque entonces deberían llevarse la parte alícuota de la deuda de España, lógicamente, que está en un billón de euros. Caería el PIB, sin duda. El 60 % de lo que fabrica lo vende en España. ¿Qué pasaría si el resto de españoles no comprara ningún producto catalán? Los países que se han separado en Europa dicen que están peor, aunque proclamen lo contrario.

Hay que reconocer que son sagaces. Mas vino a Madrid en busca del pacto fiscal, y para presionar con el rodillo, han tensado la cuerda con la herramienta de la amenaza independentista, como muestran las manifestaciones callejeras de la Diada. Rajoy trató de ser diplomático, pero tajante, sin transigir, con un par.(A cada uno lo suyo)

En estos tiempos tan tenebrosos para la economía de todo el país, ¿no es mear fuera del tiesto sacar a relucir sus reivindicaciones?

Mas no se sacia, Mas quiere más.

Rosa López Casero

About The Author

X Aniversario Coronación Inmaculada Concepción

TOROS DE TORREJONCILLO 2019

Fotografías de Torrejoncillo 2017

16508234_1427866800578571_8954875938645450042_n 17264556_1657673627592545_1303984336786536491_n 17796553_1480466265318624_715909079631607295_n 17904042_1495376180494299_8739115864341383667_n 18342801_1548410335190883_6597863934357731705_n 20638435_1619681098063806_4433886752344142470_n 22448211_1668138016532227_7900901440753179696_n 23032489_1704641312901117_2634202827151052060_n 23172393_1929993927027179_736018226372008261_n

Normas en TTN

Existen unas normas que se deben cumplir, por favor leelas antes.

Normas en TTN