LA OBRA DEL TRASVASE DE PORTAJE ACUMULA TRECE MESES DE RETRASO

El Ministerio adjudicó la realización del proyecto en mayo del año pasado y hasta diciembre no se colocó la primera tubería, pero ahora en ese lugar sólo hay un cartel.

El 11 de diciembre del año pasado, las autoridades se juntaron en torno a una tubería, al pie del pantano del Guadiloba, a unos pocos kilómetros de la capital. La colocación de aquel enorme tubo escenificaba el esperado inicio de las obras del trasvase de Portaje, el proyecto concebido -con cierta polémica de por medio- para terminar con los problemas de abastecimiento de agua a Cáceres y varios pueblos de su entorno.

Han pasado nueve meses y medio, y en el lugar de aquella fotografía no hay casi nada. Un cartel con algunos datos básicos del proyecto y algo de basura alrededor. ¿Qué fue de aquella tubería? ¿Cómo van las obras para construir la conducción de 65 kilómetros que transportará agua desde el pantano de Portaje (entre Torrejoncillo y Coria) hasta el Guadiloba? Así formulada, no hay respuesta posible a la pregunta, porque no hay obra como tal. No hay máquinas perforando el suelo ni camiones que van y vienen ni operarios sobre el terreno. La obra del trasvase de Portaje no ha comenzado.

Dentro del camino burocrático al que tiene que someterse una infraestructura de este tipo desde que se concibe hasta que empieza a materializarse, la adjudicación es uno de los últimos pasos. Una vez solventado ese trámite, lo habitual es que los trabajos comiencen al poco tiempo. Unas semanas o unos pocos meses es la norma. De hecho, el cartel colocado junto al embalse del Guadiloba marca como fecha de inicio septiembre de 2007 (ver la foto). O sea, cuatro meses después de la adjudicación, un plazo más o menos acostumbrado. Sin embargo, los movimientos sobre el terreno no comenzaron en esa fecha, ni tampoco en diciembre tras el acto simbólico de colocación de la primera tubería. Ni lo han hecho hasta ahora.

En grandes líneas, se trata de construir una conducción desde el embalse de Portaje hasta el del Guadiloba. «Para garantizar los caudales que se deriven del embalse de Portaje -explica el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino- se procederá a su realimentación desde el embalse de Gabriel y Galán (dedicado a riegos y a la producción de energía eléctrica) con agua del río Alagón». El Estado precisa que «las obras a realizar serán mínimas, al poder utilizar las infraestructuras de las zonas regables ya existentes». El proyecto se completará con la construcción de dos nuevas estaciones de rebombeo y la rehabilitación de otras dos que ya existen.

Una vez que sea una realidad, la nueva conducción abastecerá de agua no sólo a la capital, sino a otros trece municipios: Torrejoncillo, Monroy, Santa Marta de Magasca, Casar de Cáceres, Malpartida de Cáceres, Arroyo de la Luz, Aliseda, Sierra de Fuentes, Torreorgaz, Torrequemada, Torremocha, Botija y Portezuelo.

«Se trata, en definitiva -apunta el Ministerio- de cumplir con los objetivos del Programa AGUA (Actuaciones para la Gestión y Utilización del Agua) del Ministerio de Medio Ambiente, que garantiza la disponibilidad y la calidad en el suministro del agua con el máximo respeto al medio ambiente». Precisamente ese argumento, la defensa del paisaje, es uno de los motivos que alegan los detractores de la nueva presa en el Almonte, la otra opción que se contempló para mejorar el abastecimiento a la capital. Cuestión aparte es cómo repercutirá este nuevo viaje del agua hasta los grifos de los cacereños en la factura mensual. Unos anuncian que el recibo se multiplicará, y otros lo desmienten, y entre una tesis y otra queda la constatación de que aún faltan unos cuantos meses para averiguarlo.

Fuente Diario Hoy

About The Author

X Aniversario Coronación Inmaculada Concepción

ENTREVISTA jOSE FRANCISCO MORENO MORENO ATLETA TORREJONCILLANO

no images were found

Normas en TTN

Existen unas normas que se deben cumplir, por favor leelas antes.

Normas en TTN