Construcciones y Reformas Hermanos Cordero promociona a TTN

CARTA ABIERTA A DON MANUEL CHAVES*

*Manuel Chaves es presidente de la Junta de Andalucía.

Salve, don Manuel, presidente de los andaluces, emperador de Tartessos, césar de la Bética, califa de Al-Andalus, rey de las marismas doñaneras, orador sagrado, pimpollo de la Giralda, emir de Sevilla, imán de Córdoba, gran boquerón de Málaga, altivo aceitunero de Jaén, visir de Almería mora, león del patio granadino, mástil de la Tacita de Plata, seguidilla de Huelva, fandango autonómico, estrofa del Genil, clavel del Darro, jipío del Guadalquivir, Almanzor victorioso del pesoe, pastor de rocieras, galán de la feria, discípulo aventajado de Séneca, copo de nieve de Góngora, limonero en el patio de Machado, marinero de Alberti, cerro de Úbeda, Rodolfo Langostino de Sanlúcar, señorito de Jerez, crótalo del olivar, geranio socialista, salve:

Le confieso sinceramente, oh, don Manuel, que me tiene usted perplejo, anonadado, atónito, patitieso, embelesado, embebecido y desmangarillado. Cuénteme usted, señor presidente del pesoe y de la Junta andaluza, cuénteme y explíqueme, si quiere y puede, alma de cántaro, cómo se come eso de que usted va a regalar el pisito de soltero a todos los andaluces que ganen menos de tres mil euros al mes que, según las estadísticas, son casi todos.

Cuéntemelo con ese su verbo fácil, fluido, elegante, musical y poético. Cuéntemelo con ese salero y ese gracejo autonómico que Dios le ha dado. Cuéntemelo porque estoy viendo pasar por mi pueblo, destino Sierra Morena, una caravana de gentes que van en busca de la tierra prometida y del chalé por el morro. Hacia Andalucía bajan ya desde las ciudades, villas, poblado, aldeas, caseríos y parroquias, desde los valles y las cumbres, los secanos y los regadíos, la serpentina litoral o la tierra adentro, los pedregales y las playas, oteros y ribazos, mesetas y marismas, y no quisiera yo que toda esta buena gente se llevara un chasco de los de aquí te espero.

Cuéntemelo, señor Chaves porque, mire, un servidor lleva trabajando en el sector de la construcción unos años, y le puedo decir, así, entre nosotros, y ahora que no nos oye nadie, que las gentes de la construcción es así como muy egoísta e insolidaria. Tanto que pretende cobrar por su trabajo. En este mundo de la construcción todavía no he hallado yo quien trabaje por amor al arte y a la humanidad. Los que laboran por cuenta ajena tienen la desfachatez de pedir un sueldo, y los que lo hacen por cuenta propia osan solicitar un precio razonable por sus productos y servicios.

Ya sé yo que a usted esto de pretender ganar dinero le parece cosa de la derechona carcunda y asilvestrada pero, mi señor don Manuel, es que aún no le he dicho lo peor. Pásmese, porque los que le votan a usted, los socialistas, tampoco tienen costumbre de trabajar por solidaridad, sino que lo hacen para llevarse algo al bolsillo. Y así desde el peón hasta el arquitecto, desde el que fabrica materiales hasta el que dibuja planos, desde el encofrador hasta el promotor. Aquí cobrar, cobra hasta el muñeco de Michelín.

Conque ya me contará Su Autonómica Presidencia como se las va a componer para que las viviendas salgan por la jeta. Quizá es que al puerto de Cádiz hayan arribado las mesnadas de “Albañiles sin fronteras”, “Encofradorus Mundi” o la sección de materiales de construcción de Cáritas Diocesana. A lo mejor piensa usted traerse niños esclavos de Camboya o de Burundi. O quizás confía en que la Divina Providencia repita con usted el milagro que dicen que le hacía a san Isidro, milagro que causa envidia y no sin razón, pues cuentan que mientras él estaba en oración, los angelicos del cielo le labraban la tierra.

No le veo yo a usted, don Manuel, y usted sabrá perdonarme, con ánimo de labrar. Ni siquiera con ánimo de dejar que cada uno labre su terruño y recoja, si Dios quiere, su cosecha. Tampoco creo yo que los angelitos estén por la labor de hacer milagros, porque a ustedes los milagros suelen salirles al revés. En vez de llenar las redes, las vacían. En vez de convertir el agua en vino, nos convierten el vino en vinagre. No multiplican los panes, sino que los dividen y empequeñecen hasta que sólo queda para ustedes.

Si usted coge a san Isidro, señor Chaves, o a todos los sanisidros al sur de Despeñaperros, no le ayuda a cavar ni a arar, sino que con el cuento de que les va a hacer unas casitas muy monas, los fríe a impuestos, gabelas, diezmos, alcabalas y fielatos, a ellos y aun a los mismos ángeles que vinieran a ayudarlos. Y ya que estamos en santos metidos; los asa a la parrilla como a un san Lorenzo a base de tributos, agarramas, portazgos, derramas y manlievas; los desuella como a un san Bartolomé a base de alhondigajes, pecherías, peajes, contribuciones, maquilas, mordidas y alfardones; los deja medio en cueros como a un san Francisco y descalciños como la Virgen de Guadalupe cuando va por la ribeira. ¿He puesto medio en cueros? Perdón por la tibieza. Quería decir en pelota picada, a capullo remangado, a culito pajarero, más desplumados que el gallo de Morón y más pelados que el aparato genito-urinario de la Barbisuperestar.

Total, que les sacan dinero no ya para hacerle a cada uno una vivienda digna, sino para construirle a cada san Isidro una catedral de Burgos, una Sagrada Familia, un monasterio del Escorial, la plaza del Obradoiro, el puente de Brooklyn, la pirámide de Keops, el Taj Mahal y la Gran Muralla China. Pero ahora viene lo bueno, porque resulta que después de saquear, esquilmar, atracar, vampirizar y rapiñar al personal, la mayor parte del botín se les va en coches oficiales, gastos de representación, dietas, protocolos, burocracia, los macrosueldos de los asesores, los latisueldos de los chupatintas, los terasueldos de los paniaguados, los megasueldos de los convidados, las comisiones para los administradores –que ya se sabe que administrador que administra y enfermo que enjuaga, algo traga— y demás mamandurrias y prebendas. Con lo que les queda, o sea, casi nada, construyen cuatro zaguanes, cuchitriles, zulos o zahúrdas, se los regalan a los niños que mejor se hayan portado, y encima tienen el enorme morro y el lapídeo rostro de decir que han hecho una obra social, y lo que es peor, hay idiotas que se lo aplauden, y hale, promesa cumplida, votos a la talega, y a otra cosa mariposa.

Es por esto, señor Chaves, que cada vez que escucho a algún político decir que va a convertir algo en gratuito, me echo a temblar, pues me da por pensar cuanto nos va a costar a los ciudadanos esa supuesta gratuidad. ¿Recuerda usted cuando don Alfonso Guerra se desgañitaba gritando que Rumasa iba a ser “tó par pueblo”?. Pues al pueblo le costó la broma un billón con be de burro de pesetas. Yo no sé el resto del pueblo, pero esta parte que es un humilde servidor de usted no quiere más jamones de esa marca.

Si usted quiere ayudar a la gente a acceder a una vivienda, comprima un poco esa administración autonómica elefantiásica, paquidérmica y metomentodo, baje los impuestos, deje de intentar echarle mano a cualquier duro que esté en manos privadas, y así, a lo mejor la gente puede ahorrar algo, y al ahorrar será el invertir, y al invertir el crear puestos de trabajo, y con ello más riqueza y más bienestar para todos.

Lo otro, lo del gratis total, hace tiempo que sabemos que no funciona, aunque hay un país en que lo siguen intentando. En ese país los ciudadanos tienen asegurado desde que nacen hasta que mueren alimentos, ropas, vivienda, educación, sanidad y todo lo necesario para vivir de manera gratuita. El empleo también está asegurado. Además los ciudadanos son todos iguales. Bueno, todos menos los políticos, que ya decían los cerdos de la granja de Orwell “todos somos iguales pero unos más iguales que otros” ¿Sabe dónde está ese bendito país, mi querido don Manuel? Se llama Korea del Norte. ¡Así que móntese a horcajadas en sus promesas, señor prometedor y márchese al paraíso comunista a disfrutar del gratis total! O si no, al menos deje de intentar endiñarnos percal por seda, gato por liebre, y borra por lana.

Jonás F. León

Construcciones y Reformas Hermanos Cordero promociona a TTN

About The Author

COMERCIO EN TORREJONCILLO Y VALDENCÍN

X Aniversario Coronación Inmaculada Concepción

OFRENDA FLORAL A CABALLO A MARÍA INMACULADA TORREJONCILLO 2019

Fotografías de Torrejoncillo 2017

15589555_1448870091811575_584753780314161203_n 16105639_1400048556693729_5685545731025776053_n 17190788_1454956694536248_2907669244534066621_n 17264768_1457365830962001_1070774177699099473_n 17352567_1461983300500254_1927508210332325576_n 19510087_1789090541117519_5377589509898840514_n 21433103_1659923467372902_8390453461554567188_n 22449902_1668907356455293_8027301228098819506_n 22894168_1926482270711678_8394442417090865615_n

Normas en TTN

Existen unas normas que se deben cumplir, por favor leelas antes.

Normas en TTN

ENCAMISÁ DE TORREJONCILLO AÑO 2019