PENSANDO EN DEPORTE

Jugando a ser psicólogo, en multitud de ocasiones, me hago un buen número de preguntas sobre el comportamiento humano, más concretamente sobre el comportamiento de los niños y jóvenes de ahora. Sus hábitos, costumbres y aficiones están cambiando de forma velocísima, de tal modo que si nos despistamos un poco, nos sorprendemos un día sí y otro también con sus actos y pensamientos.

Mi dilema es la actitud de éstos hacia el deporte y la diferencia con unos años atrás. Según datos estadísticos, los jóvenes de toda España en general y de Extremadura en particular practican menos deporte que antes, son seres más sedentarios que los jóvenes de hace unos años. En Torrejoncillo, sin estadísticas en la mano, sino por lo que veo todos los días, dato más objetivo no puede haber que bajar al “Poli” y al pabellón cada tarde-noche, la situación es la misma, son menos.

En una época en la que se están empleando más recursos humanos, económicos y sociales que nunca en pro de la causa; en una era en la que tenemos las mejores instalaciones deportivas que nunca se han tenido, con una facilidad de horario total para que cuando quieran, como quieran y quien quiera haga el deporte que le apetezca, resulta que a los jóvenes no les llama hacer deporte. Parece un poco contradictorio, ¿verdad?

Dándole vueltas a este tema, intento buscar las causas y el porqué de esta situación. El primero en echarme la culpa soy yo, o sea, las personas que nos encargamos de intentar enganchar a estos niños y jóvenes al deporte quizá no lo estamos haciendo igual de bien que lo hacían los que antes eran capaces de atraer a mayor número de deportistas. Otro factor muy importante es la competencia voraz que tiene el deporte con otras “aficiones”, como son los videojuegos, la televisión, o lo que es peor, el alcohol y las drogas. Quizá sea cuestión de modas, simplemente no se lleva, sin más, y por lo tanto no se hace porque la dinámica a seguir es otra. Pero todas estas divagaciones no llegan del todo a convencerme, está claro que tienen su parte de influencia en el hecho en sí, pero no lo determinan.

Desde mi humilde punto de vista voy a exponer lo que creo está generando esta situación de inapetencia por el deporte, aunque es una situación de inapetencia general, de desinterés por cualquier causa u objetivo.

El deporte, mejor dicho, la cultura deportiva, lo que inculca en el que la practica es el valor por el esfuerzo, y enaltece la relación sacrificio-objetivo. Me explico, lo que el deporte quiere es que aquella persona que lo practica se dé cuenta que con esfuerzo y sacrificio en la práctica deportiva se consiguen los objetivos marcados, cada uno los suyos, dentro de sus posibilidades. Y la cultura deportiva lo que intenta es que estos valores se extrapolen, se lleven a la vida. O sea, que si me marco una meta, y creo de verdad que está a mi alcance, con dedicación y esfuerzo podré conseguirlo.

Esta cultura que he mencionado es totalmente la contraria a la que se les está dando a la mayoría de los niños y jóvenes, no de nuestro pueblo, sino de todo el país en general. Tienen todo lo que quieren, y en muchas ocasiones, sin que ellos mismos lo hayan pedido ya está en la mano. Si tienen todo lo que quieren, ¿qué más necesitan? ¿Por qué se van a sacrificar? ¿Para qué van a esforzarse por algo, si con sólo abrir la boca lo poseen?

Por lo tanto, lo que creo, y repito, es mi opinión, el problema en sí es un problema pedagógico, de enseñanza a nuestros niños. Seguro que usted, señor/a lector/a sabe la satisfacción que se siente cuando se consigue algo que nos ha costado mucho sacrificio llegar a él. Esta sensación de satisfacción, este bienestar interior no se experimenta cuando nos lo regalan, el que lo ha experimentado lo sabe.

Estas sensaciones se las estamos quitando a nuestros pequeños y jóvenes, no les privemos de ello. Pensando que les estamos ayudando, a lo mejor, mejor dicho, a lo peor, los estamos metiendo dentro de un círculo vicioso que cuando salen y ven que la vida no es como ellos pensaban, se dan el golpe más fuerte.

Desde casa, desde la escuela, desde los institutos, desde las organizaciones vinculadas a niños y a jóvenes deberían inculcarles estos valores y no la importancia de lo material que la televisión y la publicidad nos mete por los ojos cada segundo.

De todas formas, ahora mismo Torrejoncillo cuenta con numerosos deportistas y algunos de renombre regional y hasta nacional. No me voy a ir sin citarlos, porque ellos son un claro ejemplo de cómo llevar a cabo la cultura deportiva que antes citaba. Nuestro mayor exponente es el archiconocido Kiko o Fco. Ezequiel Lázaro, el cual, de pequeño, tenía un poco de sobrepeso con respecto a los niños de su edad y ha sido una decena de veces campeón de España de Triatlón y Duatlón. Mario Mirabel, un chaval que de temprana edad era uno más, deportivamente hablando, sin destacar lo más mínimo y ha llegado ha conseguir esta misma temporada dos subcampeonatos de España en campo a través. Pedro José Hernández, que con 17 años, ya casi llegando a la mayoría de edad, decide hacer atletismo y es uno de los mejores atletas de fondo de Extremadura. Fco. Javier Martín, después de tener múltiples enfermedades de niño se ha convertido en el mejor vallista extremeño de todos los tiempos, poseyendo las mejores marcas regionales de todos los tiempos en 400 metros vallas. Jesús Mª Sández López (Chumi), que después de pasar por distintos equipos regionales, desde la temporada pasada se dedica profesionalmente al fútbol, habiendo militado el año pasado en el Díter Zafra y éste en Algeciras (Cádiz) siendo una de las estrellas de su equipo. Vicente Clemente Suárez, medallista en los nacionales de triatlón por grupos de edad. El equipo de fútbol sala A.D. Batalla de Pavía que este año milita en la máxima categoría regional.

Por desgracia todos los nombrados son hombres, queda una asignatura pendiente con las féminas, pero esta asignatura también se suspende a nivel regional y nacional, el número de féminas que hacen deporte es la tercera parte que los deportistas de género masculino.

La solución es trabajar con la base, empezar con los niños/as a temprana edad y engancharlos desde pequeños, para eso necesitamos personas que se preocupen, que les guste el deporte y trabajen desinteresadamente por el bien y la proliferación de esta actividad. Desde aquí mi agradecimiento a las personas que están luchando por el deporte torrejoncillano y animo a todos los padres a empujar a sus hijos a que practiquen alguna actividad deportiva, da salud, física y mental.

Artículo publicado en la Revista «El Telar» 2006.

José Pedro Martín Lorenzo

About The Author

1 Comment

  1. Anonymous

    Chepe, enhorabuena por todo el bien que estás haciendo al deporte torrejoncillano. Ojalá hubiera más personas como tú.
    Quizás se te haya quedado en el tintero a los padres, que en muchos casos, tienen la culpa de la pachorra de sus hijos/as.

X Aniversario Coronación Inmaculada Concepción

TOROS DE TORREJONCILLO 2019

Fotografías de Torrejoncillo 2017

12642693_1254956381187184_5320801013031786930_n 14938393_1316136675084918_1293516805097025716_n 16831833_1439545902743994_4040546898976441503_n 17156227_1446825671996797_651424000685458976_n 18835706_1754764654550108_323418145919655695_n 20620779_1617480058283910_1391133559785558920_n 22815158_1679156595430369_3826083060979524515_n 23131762_1707089369322978_112157393617299055_n 24294421_1760520894014782_7142834956226634448_n

Normas en TTN

Existen unas normas que se deben cumplir, por favor leelas antes.

Normas en TTN