¡Viva lo ‘fashion’ y pasteloso!

¡Viva lo ‘fashion’ y pasteloso!

pasteles¡Ea, por fin! Perpleja. ¡Estoy perpleja y es que, señores, será por perplejidades! Pero, aún así, aunque me haya puesto un poco al día, sigo necesitando un manual así de gordo para entender todo el léxico que está de moda.

– No, no. Gloria, que ya no se dice “moda”. Hablamos de términos del nuevo universo fashionista.

– Vaya. Cómo cambian las cosas. Ahora lo “fashion” es hablar de glamour; o eso pone el Diccionario Collins que significa en inglés «glamour». Pero nada de atractivo y de encanto. Nada de hechizo y de magia.

Desfilamos por las mejores ferias para llegar al meollo de la cuestión. Eres glamuroso siempre que lleves un atuendo “fashion” (con pamela o montera, da igual), si vas pastelosamente vestido (tendencia primavera-verano 2013) o si te paseas con arte diciendo “oiga, que he venido a cortar las dos orejas y me las voy a llevar”. Señores, lo más importante de todo: es completamente fashion decir «fashion» y nunca decir “moda, estilo o buen gusto”, que es lo que significa, según “El Collins”. Que al paso que vamos acabará sustituyendo al de la Real Academia Española…

Bienvenidos, señores, a lo pasteloso. Otra perplejidad, ¿¡¡qué hay vestir 100% pastel!!? Tonos rosados, tonos lima, o como sepias –digo, en sepia, perdón– Pero, ¿es que nos quieren poner en vitrinas como muñecos de porcelana o en vitrinas de pastelerías? Bueno, entre las recomendaciones de alta costura y los mejores blogs de moda también nos proponen combinar estos tonos con diferentes texturas en blanco para un perfecto “outfit primaveral”. Todo un detalle por su parte, claro. Eso sí, no me pregunten cuál sería el resultado de ese “outfit”.

Hay modas de estación hasta la saciedad, como en la moda en la Pasarela Cibeles o la Moda de la semana de Milán. Pero, una última consulta al “diccionario fashinista”, ¿no estamos reemplazando un poco las traducciones del inglés? Porque aquí los españoles somos de castellanizar, y de darle un toque (y si nos ponemos “fashion”, diremos “chic”) castizo y muy nuestro. Resumiendo, que “glamour” a la española sería algo así como lo contrario a lo hortera y lo cutre.
A mí, con que vayamos elegantones, me vale. Aunque resulta muy curioso y no está de más, saber por dónde van los tiros en esto de vestir y calzar. Y eso, ¡vayamos como pasteles, pero cuidadín no nos vayamos a empachar!

Gloria Gil Talavero

About The Author