Construcciones y Reformas Hermanos Cordero promociona a TTN

LAS MISERIAS QUE NO FALTAN

(V) Dedicatoria: A cuantos tienen la alegría del coraje de enfrentarse cada día a las miserias de la vida.

Ideas de San Pedro de Alcántara. “Tratado de la oración y meditación”. Cap. II part. De las miserias de la vida«. El Martes.

(II Parte).

LAS MISERIAS QUE NO FALTAN

4.- Que es mudable.
Salud y enfermedad,
animado y pesado,
guardador de la palabra
y bla, bla, bla,
que se la salta sin ser cumplida,
a expensas de caer en desgracia
de la poca seriedad reconocida.
“ánimos, que siempre andan
como la mar alterados
con diversos vientos
y olas de pasiones y apetitos
y cuidados que a cada hora
nos perturban”
Qué bien conocía
el inquilino de El Palancar
la pasta con que estamos hechos
que, apenas hacemos bien
caemos en pecado al momento.
Es mudable nuestra vida
sobre todo
la que llevamos dentro,
donde las promesas hechas
son a veces “panfletos”
de ilusiones pasajeras
prometidas y programadas
que no vienen ahora a cuento.
Nuestra vida, dice el Santo
“es como una candela
que siempre se está gastando”
¿Y la fortuna?.
Siempre en movimiento.
De un bolsillo a otro se desplaza
fiados de nuestro éxito
en empresas e iniciativas
que pueden caer y caen
cuando no faltaron intentos
de corregir lo que llaman ciclos
como si ellos,
no dependieran del hombre,
mudable, que antes fue honesto
aferrado a lo eterno,
a principios
que desafían el tiempo.
“Crecemos y decrecemos”
decía San Jerónimo
al comentar a Isaías (Is.40,6)
“ Toda carne es heno,
y toda la gloria de ella
es como la flor del campo”
cosa que, por desgracia,
ya conocemos.
Cuando el santo fraile
pisaba la huerta
y tomaba en sus manos una flor
se enternecía pensando en la vida
que aún temía
se marchitase en pocos días
estuviera a la sombra o al sol.
¿Qué hubiera pensado hoy San Pedro
ante la imposible expectación
de ver nacer una vida
y acunarla
con el amor que le faltó
a quienes se decidieron
“mudar” leyes naturales
sin atender de éstas, su razón?.
Ya, no es que nuestra vida se mude.
Es que incluso se intenta mudar
al embrión. Que desea crecer
y no se le deja salir
con vida de su prisión.
5.- Que es mendaz o engañosa.
Visto lo anterior,
dice el santo que esta miseria
es la peor,
pues el vicio lo hace virtud
la obligación, un derecho,
lo feo nos lo vende por bello,
y en esto del valor y contravalor,
predomina el desecho
sobre lo que es escogido
y pedido por Dios.
Ya no vale decir:
No me vuelvo a fiar de nadie.
No es garantía segura
pues, del que esperas
virtudes y rigor,
solo éste con hallar
ocasión que le favorezca
te abandona
y sirve tu cabeza en bandeja
si se la puedan pagar mejor.
Fíate sólo de Dios.
Que da, como nadie,
dos oportunidades
de pagar lo que prometió.
Si no lo hace aquí,
en el cielo, la paga será mayor.
Y cualquier dolor o sacrificio
que a El le ofrezcas con amor,
Él con todo su rigor,
saldará su promesa
apenas tenga la oferta
de tu reconocido valor.
6.- Que está llena de miserias.
A cual más diversas y espectaculares.
Que hoy las montan en noticias
o hacen de ellas ejemplares
comedias o números
de circo que no tienen envidia
al negocio más lucrativo
de los que ciertos hombres saben.
Luego, los anuncios,
que tras de las desgracias vienen
si son raras y contadas
por aquellos que las tienen.
Y, por ello, es más caro anunciarse
si con el circo que se monta
la audiencia se nota
y más posibles clientes contiene.
San Pedro que no conocía este montaje
en época que por otros parajes
se derramaba en otras miserias,
recurre a la impertérrita historia
Y es a Jerjes a quien recurre
a través de San Jerónimo que lo cita,
situándolo en una alta montaña
desde donde oteaba el horizonte
y allá a lo lejos contemplaba
a su gran ejército que de él esperaba
la última orden que lo lanzara
a la victoria o a la muerte,
según fueran las cosas
y hubiera suerte..
Y cuenta San Jerónimo
que, contemplando aquella muchedumbre
armada hasta los dientes,
lloró Jerjes desconsoladamente
y que preguntado éste
por qué aquel llanto, contestó:
Porque dentro de cien años,
ninguno de los que forman
allá abajo tendrá vida y lo cuente.
San Jerónimo desearía que todos tuvieran
una prominente atalaya y dice:
“Desde ahí verías las caídas y miserias
de todo el mundo,
y gentes destruidas por gentes,
y reinos por reinos.
Verías cómo a unos atormentan,
a otros matan;
unos se ahogan en la mar,
otros son llevados cautivos”.
Y el Santo Doctor remata:
“Veréis a unos abundar en riquezas,
a otros mendigar”.
Triste visión verdadera
que ni el Apocalipsis
lo barruntó.
Pues ya se adelantan las calendas
en que lo que ocurrirá, ocurrió.
7.- Que la vida termina con la muerte.
Triste final para un mundano
que del cuerpo propio es desposeído
y del alma para ser juzgada
y qué deba ser eternamente.
Vana pues, es la vida.
Solo merece ser tenida
en lo más bajo
si no es enaltecida
por la fe que asegura
que, después de la muerte,
puede ser feliz en permanente
visión de la esencia divina.
Y más tarde, resucitar
con aquel cuerpo
desposeído un día
desfigurado como quedó
por enfermedad que padeció
y que, ahora,
revestido en Cristo,
más bello se verá
con ojos de carne,
cuerpo con todos sus huesos
con los mejores sentimientos
que en su alma
ya el Cielo depositó.
Demos a la muerte
el signo de aviso y faro
para vida más comedida,
y a ese cuerpo sin sentimientos
que si los tiene
es por su alma recibida,
deje a un lado tanto ungüento,
que, a un potencial macilento
todo le sobra cuando termina
con postrer y trabajoso aliento.
He aquí una radiografía
de una realidad que así sería,
y aún más rota,
interpretada por un hombre
que ya hace siglos,
supo dar coordenadas
para juzgarla y darle un sentido
del que adolecía
para que aproveche
con mejor suerte
quien, teniendo vida aún aquí
piense con amor en la eterna
aún pendiente,
más perfecta
aunque no sea del todo otra,
pues aquí, por la gracia de Dios,
ya es incoada y vivida
haciéndola depositaria de Dios,
y, por ello, más generosa y devota.

Resumiendo algo lo anterior:

Hablamos ya de la devoción
de la materia de la conversación,
del pecado propio reconocido
y, últimamente de las miserias
que la vida lleva consigo.
Toda una perspectiva
de un santo “investigador”
que vivió lo que encontró
y, sintiéndose más cerca de Dios,
en un libro que escribió,
y con su ayuda comentamos,
nos lo chivó.

BREVE RECUERDO PARA LA MADRE.

Enriquecidos con tu gracia bajo el sol
de tu pureza maternal en caridad
protege Madre a los que a ti nos acercamos con besos, con vivas de Encamisá.

Ángel Gómez Sánchez
GestoPyme promociona a TTN

About The Author

X Aniversario Coronación Inmaculada Concepción

ENCAMISÁ DE TORREJONCILLO AÑO 2019

OFRENDA FLORAL A CABALLO A MARÍA INMACULADA TORREJONCILLO 2019

Fotografías de Torrejoncillo 2017

15589555_1448870091811575_584753780314161203_n 16105639_1400048556693729_5685545731025776053_n 17190788_1454956694536248_2907669244534066621_n 17264768_1457365830962001_1070774177699099473_n 17352567_1461983300500254_1927508210332325576_n 19510087_1789090541117519_5377589509898840514_n 21433103_1659923467372902_8390453461554567188_n 22449902_1668907356455293_8027301228098819506_n 22894168_1926482270711678_8394442417090865615_n

Normas en TTN

Existen unas normas que se deben cumplir, por favor leelas antes.

Normas en TTN

ENCAMISÁ DE TORREJONCILLO AÑO 2019