Construcciones y Reformas Hermanos Cordero promociona a TTN

OTOÑO Y SETAS

Cuando apenas hace una semana que consultábamos los apreciados datos reportados por Adolfo de la cantidad de agua caída en nuestras tierras en esos primeros días del otoño, ya casi nos hemos olvidado de esas lluvias. No parece otoño todavía, hace calor durante el día, aún quedan algunos toros con los que disfrutar como los de nuestro vecino Pedroso de Acim (a propósito, ojo con la carretera después de la fiesta) y nuestros árboles aún no han recibido el frío suficiente como para adquirir ese tono ocre que llena de color nuestros campos en contraste con el verde de los primeros brotes herbáceos otoñales.

No, no parece otoño todavía, pero ya en nuestros campos aparecen unas compañeras que bien se encargan de recordárnoslo, las setas. Sí, las hemos visto todos, en cualquiera de nuestros paseos alrededor de nuestro pueblo, en esa excursión al Puerto de los Castaños o por las mesas, e incluso en las cestas de algunos de nuestros seteros torrejoncillanos, que aunque no muchos, sí hay quien las disfruta.

De todas las formas y colores, son tan deliciosas como peligrosas para nuestros paladares. Su conocimiento exige buen aprendizaje de la mano de un buen micólogo y poco atrevimiento por nuestra parte, de no coger las que no conozcamos, pues aunque con pocas variedades mortales, sí hay muchas tóxicas, y es raro librarse de una buena diarrea con una de éstas.

Para su recolección, bien es sabido, una cesta, y en ella colocarlas con el pedúnculo hacia abajo, para durante nuestro paseo ir repartiendo esporas para facilitar su presencia el año próximo. Asimismo, ir armados de buen cuchillo o en su defecto de buena navaja, para cortarlas por la base y dejar en la tierra el bulbo de donde brotarán al año siguiente nuevas setas. Solamente debemos recolectar las variedades que reconozcamos y aún así si podemos estar asesorados por un micólogo de confianza, pues mucho mejor. Cualquier miembro de una Sociedad Micológica estará encantado de ayudaros a identificar las especies que hayáis recolectado en una de estas preciosas tardes.

No soy un gran aficionado, pero reconozco unas cuantas, y me gusta salir aunque solamente sea a observarlas, y a veces si me animo, incluso me llevo algunas para casa, siempre asesorado como os he dicho anteriormente. Es un placer pasear por nuestros campos, encontrarlas puede suponer incluso un juego para nuestros hijos, fuera de tanta videoconsola en esas tardes de sofá, y si tenemos suerte incluso disfrutarlas en nuestras mesas.

De las primeras en salir y de las más deliciosas según los entendidos, es la Amanita Cesárea, apreciada por los micólogos y restauradores por su sabor, tanto cocinada como cruda en ensaladas.

Es importante, cuando la recogemos en sus estadíos iniciales (huevo), no confundirla con otra de su familia, la Amanita Muscarínica (la seta de los enanitos de todos nuestros cuentos infantiles), que aunque con fama de venenosa, no lo es, pero sí ocasiona graves diarreas que dependiendo del estado físico de cada comensal nos pueden acercar un poco al “huerto de las malvas”.

Debajo de nuestras encinas, robles, pinos y castaños, podemos encontrar el famoso Boletus también conocido vulgarmente como “hongo”, delicioso rehogado con pimientos y patatas según el saber popular. Hay muchas variedades de boletus, ninguna mortal, pero sí alguna tóxica. Los más cotizados son el Boletus Edulis y el Boletus Aereus que os pongo a continuación.

Apreciados son asimismo y fáciles de encontrar en muchos de nuestros huertos, los champiñones silvestres

aunque de estos existe una variedad tóxica, fácil de diferenciar que aquí os mostramos

Y por último, las Macrolepiotas o “Parasoles”, también abundantes en nuestras dehesas. Estas, en su fase inicial, antes de su total apertura son fácilmente confundibles con una especie tóxica, pero el peligro desaparece cuando recolectemos lepiotas siempre por encima de los 10 cm de diámetro de parasol, ya que la especie tóxica nunca alcanza este tamaño. Os muestro dos imágenes de lepiotas.

También podremos encontrar en las cercanías de nuestro pueblo, y sobre todo en zonas de pinares los apreciados Níscalos o Robellones como se les conoce en Cataluña. Para algunos insípida, esta variedad en otras zonas es considerada un auténtico manjar.

Muchas más variedades engalanan nuestros campos. Las hay de todos los tamaños, formas, colores y seguro que sabores, aunque esto último no os animo a comprobarlo. Sí os animo sin embargo, a que salgáis, disfrutéis de la naturaleza con vuestra familia, las recolectéis, si no en cesta, en vuestra retina o cámara de fotos (incluso si los moderadores quieren se podrían enviar a nuestro foro y alguien que las conozca ilustrarnos sobre ellas).

Y si aún así no os animáis a recogerlas, siempre os quedará el paseo por la naturaleza, y a lo mejor, hasta encontramos castañas, que esas sí que las conocemos todos y para asarlas en Los Santos también nos vienen bien.

Pedro C. Rodrigo

Enlace al tema creado sobre el artículo en el foro

About The Author

X Aniversario Coronación Inmaculada Concepción

ENCAMISÁ DE TORREJONCILLO AÑO 2019

OFRENDA FLORAL A CABALLO A MARÍA INMACULADA TORREJONCILLO 2019

Fotografías de Torrejoncillo 2017

15589555_1448870091811575_584753780314161203_n 16105639_1400048556693729_5685545731025776053_n 17190788_1454956694536248_2907669244534066621_n 17264768_1457365830962001_1070774177699099473_n 17352567_1461983300500254_1927508210332325576_n 19510087_1789090541117519_5377589509898840514_n 21433103_1659923467372902_8390453461554567188_n 22449902_1668907356455293_8027301228098819506_n 22894168_1926482270711678_8394442417090865615_n

Normas en TTN

Existen unas normas que se deben cumplir, por favor leelas antes.

Normas en TTN

ENCAMISÁ DE TORREJONCILLO AÑO 2019