Construcciones y Reformas Hermanos Cordero promociona a TTN

CARTA ABIERTA A MARIANO RAJOY

Señor líder de la oposición:

Vaya por Dios y no sabe usted lo que siento que en esta carta que hoy le escribo pinten bastos, símbolo del trancazo cordial y amistoso, en lugar de oros, símbolo del homenaje, pues nada me gustaría más que con usted siempre la pinta fuese de oros, la niña fuese bonita y la santa María fuese abogada. Pero, hijo, bastos es lo que pintan hoy en este retablo de don Cristobita, y usted se los ha ganado a pulso.

No ha mucho le escribí una carta a don Manuel Chaves en la que venía a preguntarle que de dónde iba a salir el dinero para regalar pisitos al personal y a acusarle de demagogo y embaucador. Poco después, le escuché a usted en una entrevista decir cosas, sobre la vivienda, sensatas y razonables, cosa bastante inusual en los políticos, en cuyas palabras suele primar la imprudencia y la desmesura. Decía usted cosas que van a misa y a las que no había que añadir un punto ni quitar una coma. Venía usted a decir, y tenía más razón que un santo, que el auténtico problema de la vivienda es la excesiva regulación del sector. Aquí, el propietario del suelo no tiene libertad para hacer lo que mejor le parezca con él, sino que se encuentra en manos de la arbitrariedad del raboalcalde o politiquillo de turno y, claro, de ese polvo viene el lodo de la escasez de suelo urbanizable, con la consiguiente explosión del precio de éste, unido a las correspondientes dosis de remanguillés, componendas, corruptelas y tejemanejes que se producen en cualquier sector donde el poder político y el sector público meten la zarpa. Usted proponía cambiar las tornas. Si ahora está prohibido construir en todas partes salvo en donde esté permitido, usted proponía que se pudiera construir en todas partes, salvo donde esté prohibido. Parece una perogrullada, pero se trataría de una auténtica revolución en el mercado del suelo que, en pura lógica económica, se debería traducir en un aumento de la oferta y una reducción del precio. Todo ello, don Mariano, le repito, sonaba juicioso, mesurado, lógico y alejado de demagogias cutres y salchicheras.

Pero, ¡ay!, señor Rajoy, que con ustedes, los políticos, el gozo en un pozo en cuanto comienzan a sonar clarines de campaña electoral y se lanzan al populismo más barato y bananero. Resulta que su razonable y sensato discurso se ha convertido en la promesa de ochocientas mil viviendas casi regaladas y en otra serie de sandeces parecidas. Así que un servidor anda dudando:

Entre el pesoe y el pepé
no sé a quién le votaré,
pues los dos tienen gran fe
en construirme el chalé
pa vivir como un divé
tomando a las cinco el té
sin sacudir el parné
ni firmar el pagaré

Disculpe usted este horripilante ripio monorrimo que se me acaba de ocurrir. No me llamó Dios por el camino de la poesía, del mismo modo que a los políticos de derecha no los llamó por el de la demagogia. No me apetece ahora repetir la carta que le escribía al presidente de la Junta de Andalucía y olé, para recordarle a usted que en esta vida no existe nada gratuito. Además, que podría usted contestarme que si los socialistas prometen el oro y el moro por qué no va a hacerlo usted, y quizá no le falte razón. Pero, hombre, yo a usted le hacía persona más seria, y pensaba que su electoralismo se iba a quedar en lo habitual: fuera corbatas, fuera chaquetas, mítines descamisaos, cazadora de pana, arreglao pero informal, mira don Mariano, qué campechano y qué democrático, que viene al mercado a comprar huevos y lechugas, y se mezcla con la gente del pueblo, besar niños, abrazar desvalidos, por la mañana al hospital a ver a los enfermitos, por la tarde a echar la partida con los ancianos de Quitalascabras De En Medio, visitar a los drogadictos en los centros de desintoxicación, don Mariano, acérquese a ese inmigrante para la foto del diario de mañana, sonría mucho, choca esos cinco, qué majo que es don Mariano, y todas esas cosas que hacen ustedes en cuanto huelen votación, cosas, en fin, que no hacen daño a nadie y a ustedes les sirven para justificar el sueldo. Pero lo de prometer imposibles es otra cosa, señor Rajoy, porque aunque la gente es cada vez menos ignorante, y aunque inocentes no quedan ya ni en las incubadoras, todavía hay incautos que se creen esas cosas, y uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que habla, y luego se las recuerdan, y vienen los chascos, y las desilusiones, y la gente, que empieza a echar pestes de los prometedores, y dónde está la vivienda que me prometió usted, y no me decía usted que me iban a bajar la hipoteca, y váyase usted a hacer puñetas, coño, que todos sois iguales, y para este viaje no hacían falta alforjas, y en las próximas elecciones me quedo en casa y… En fin, usted ya me entiende, don Mariano, y si cree que ese es el camino para ganarle a Zapatero, apaga y vámonos, apañados estamos, y no le arriendo la ganancia, porque a los socialistas no se les gana vendiendo humo, que en eso no hay quien los supere, sino proponiendo medidas cabales, plausibles y aun posibles y no barbaridades como las de las ochocientas mil viviendas baidefeis, que dicen los americanos. Además, que ha ido usted a escoger un número que no sé yo, podía haber dicho un millón, o millón y medio, pero no ochocientas mil, leñe, que ese número para mí que tiene gafe, cenizo, aojamiento o jettatura. Aquí hubo un presidente que prometió ochocientos mil puestos de trabajo, y casi logró el cuádruplo, pero en puestos de desempleo, claro. A ver si, lagarto, lagarto, y toco madera, por volver a utilizar usted el dichoso numerito, se nos van a empezar a caer las casas como si fueran castillos de naipes, y nos vamos a ver todos debajo de un puente.

Por lo demás, sólo me queda agradecerle la oportunidad que me ha dado para criticarle y así acallar a los lectores que me protestaban diciendo que sólo me meto con los socialistas. Y si quiere usted aceptar el consejo de un humilde servidor, déjese de baladronadas y vuelva al discurso juicioso y ponderado, vuelva a las razones medidas y sopesadas, y algunos las atenderán. Ya sé que ganar las elecciones está chungo, pero si se dedica usted a copiar a los socialistas, esto es, a inflar el aire, tenga por seguro que la gente preferirá el original a la copia.

JONÁS F. LEÓN

Enlace al tema creado sobre el artículo en el foro

Construcciones y Reformas Hermanos Cordero promociona a TTN

About The Author

COMERCIO EN TORREJONCILLO Y VALDENCÍN

X Aniversario Coronación Inmaculada Concepción

OFRENDA FLORAL A CABALLO A MARÍA INMACULADA TORREJONCILLO 2019

Fotografías de Torrejoncillo 2017

15589555_1448870091811575_584753780314161203_n 16105639_1400048556693729_5685545731025776053_n 17190788_1454956694536248_2907669244534066621_n 17264768_1457365830962001_1070774177699099473_n 17352567_1461983300500254_1927508210332325576_n 19510087_1789090541117519_5377589509898840514_n 21433103_1659923467372902_8390453461554567188_n 22449902_1668907356455293_8027301228098819506_n 22894168_1926482270711678_8394442417090865615_n

Normas en TTN

Existen unas normas que se deben cumplir, por favor leelas antes.

Normas en TTN

ENCAMISÁ DE TORREJONCILLO AÑO 2019