Última corrida del suroeste francés. De nuevo, Emilio de Justo en el cartel tras el triunfo del pasado año y otra vez los toros de Victorino Martín, con los que nuestro paisano vive un idílico momento.

La plaza de Mont de Marsan vio la última corrida, en Francia, del año triunfal de Emilio en nuestro país vecino, que ha sido testigo de los éxitos del torrejoncillano.

Dos grandes faenas de Emilio demuestran que le tiene cogido el son a los cárdenos de Albaserrada. En esta ocasión la espada impidió un rotundo éxito, pese a ello tocó pelo, cortando una oreja a su segundo y sedujo nuevamente a los tendidos.

En un complicado primero, que lo puso en serios apuros en varias ocasiones, Emilio dio muestras de su toreo que tanto encandila a nuestros vecinos franceses. En el cuarto, gran faena de Emilio con la muleta, que algunas crónicas francesas la elevan a magistral (os invitamos a que leáis la crónica de Pierre-Albert Blain, quien lo sitúa como el torero de la temporada en Francia junto a Ureña y lo califica como torero de pureza magistral, entre otros muchos halagos para el de Torrejoncillo o la de Florent Moreau “toreo de pureza conmovedora”).

Tras el festejo, los organizadores de la corrida, la peña Cap Afición y la peña La Tumade, dieron a Emilio el trofeo Georges Dubos, como triunfador del festejo, junto a su cuadrilla que también resultó galardonada.

El próximo sábado serán nuevamente los Victorino, esta vez en territorio español, en la toledana plaza de Illescas. Aquí si podrá estar arropado por muchos de sus seguidores que acudirán a la “corrida total” del próximo día 7.

 

Toda la suerte del mundo, “Maestro“.

 

Ángel Carlos Sánchez Pérez.

 

Noticias relacionadas: